Especial Virus

Mons. Aguer encabezó la peregrinación del clero a Luján

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, acompañado de sus obispos auxiliares, monseñores Nicolás Baisi y Alberto Bochatey, encabezó la peregrinación del clero diocesano a la basílica de Nuestra Señora de Luján.

 peregrinación del clero diocesanoA los pies de la Virgen, el prelado encomendó a los fieles de los cinco partidos que integran la jurisdicción eclesiástica -La Plata, Berisso, Ensenada, Magdalena y Punta Indio- y pidió en especial por quienes perdieron la vida en la trágica inundación del 2 de abril y por sus familiares.
¨Nuestro país vive momentos difíciles, marcados no solo por situaciones graves de pobreza, exclusión, e injusticia social, sino también por otras problemáticas a veces no tan al descubierto públicamente. Obispos y sacerdotes sabemos muy bien de esos dolores, de esas llagas referidas a la familia, a la violencia doméstica y oculta, a la cambiante problemática religiosa”, advirtió en la homilía, en la que también explicó que “venimos a pedirle a la Madre de la Patria por todos los argentinos; en particular por los hijos de la Iglesia que peregrinan en La Plata. Y, también, por nosotros mismos, sus pastores, para que por su intercesión el Señor nos colme de sabiduría y coraje¨.

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, acompañado de sus obispos auxiliares, monseñores Nicolás Baisi y Alberto Bochatey, encabezó la peregrinación del clero diocesano a la basílica de Nuestra Señora de Luján.

A los pies de la Virgen, el prelado encomendó a los fieles de los cinco partidos que integran la jurisdicción eclesiástica -La Plata, Berisso, Ensenada, Magdalena y Punta Indio- y pidió en especial por quienes perdieron la vida en la trágica inundación del 2 de abril y por sus familiares.

«Una vez más -sostuvo en la homilía-, y siguiendo una noble tradición platense, peregrinamos a los pies de la Madre de la Patria para agradecerle el regalo de su Hijo; para pedirle que nos ayude a profundizar cada vez más en el misterio del Redentor, y para presentarle las necesidades de todos nuestros hijos».

«Nuestro país vive momentos difíciles, marcados no solo por situaciones graves de pobreza, exclusión, e injusticia social, sino también por otras problemáticas a veces no tan al descubierto públicamente. Obispos y Sacerdotes sabemos muy bien de esos dolores, de esas llagas referidas a la familia, a la violencia doméstica y oculta, a la cambiante problemática religiosa”, advirtió.

Por eso, monseñor Aguer explicó que “venimos a este santuario nacional a pedirle a la Madre de la Patria por todos los argentinos; en particular por los hijos de la Iglesia que peregrinan en La Plata. Y, también, por nosotros mismos, sus pastores, para que por su intercesión el Señor nos colme de sabiduría y coraje».

Al finalizar la celebración eucarística, monseñor Aguer mantuvo un encuentro con el clero, en el que le agradeció a los sacerdotes su entrega durante este Año de la Fe y los animó a que convoquen a la feligresía a la multitudinaria clausura, prevista para el sábado 23 de noviembre, a las 16.30, en las escalinatas de la catedral platense.

La arquidiócesis de La Plata peregrina anualmente con sus parroquias, movimientos y grupos hacia Luján el segundo sábado de mayo y la próxima será el 10 de mayo de 2014. El clero arquidiocesano lo hace en los primeros días de noviembre y, a lo largo del año, especialmente en las grandes convocatorias, los sacerdotes platenses acompañan a los peregrinos.

Erigida en 1897, la entonces diócesis de La Plata abarcaba buena parte del territorio bonaerense y la actual provincia de La Pampa. En aquellos tiempos, Luján estaba dentro de su jurisdicción, y el propio Seminario diocesano nació a sus pies en 1922. Desde entonces, «la ilustre y fiel Villa» lujanense es parte entrañable de su esencia.

Fuente: AICA

Server Luján

Te puede interesar

does

La importancia la determinación obligatoria de estatus para exportar

El Senasa recuerda a los productores la importancia de cumplir en los plazos previstos la …

Deja una respuesta