Estancias: Bolívar y Exaltación de la Cruz, dos lugares inolvidables

En el campo bonaerense se respira tranquilidad, se saborean platos criollos y se escuchan historias de inmigrantes que llegaron a estas tierras y se enamoraron de la vida rural.

Las estancias Santa Catalina, en Bolívar, y Don Silvano, en Exaltación de la Cruz, ofrecen una estadía inolvidable y por esta razón muchos visitantes las han elegido, una y otra vez, para celebrar momentos importantes.

Cuatro generaciones

“Hay una pareja que se casó aquí y la fiesta la organizó mi abuelo. Luego festejaron sus bodas de oro y le tocó a mi papá preparar la celebración; y después, en el casamiento de uno de sus nietos, me encargué de la renovación de sus votos. Crecer con nuestros visitantes es lo mejor que nos ha pasado siempre”, afirmó Rodrigo Lisiardi, cuarta generación al frente de “Don Silvano”.

estancia don silvano

Las horas del día no alcanzan para hacer todas las actividades que propone el lugar: paseos a caballo y en carruajes, juegos de campo, actividades en piletas y recorridos por el nuevo parque del gaucho con exposiciones donde se pueden conocer maquinarias agricolas, el corral de palo a pique y el rancho de adobe. Además ofrece mesa de pool, metegol, ping pong, sapo y juegos de mesa.

También, quienes la visitan se sorprenden con los animales que dan vueltas por el predio, desde los típicos de granja hasta búfalos, flamencos, pavos reales y cisnes.

La experiencia gastronómica es un atractivo imperdible que recrea costumbres rurales. Tanto en el desayuno como en la merienda se pueden degustar pastelitos, tortas fritas y otras delicias de la repostería vernácula. A media mañana, es la hora de las empanadas con vino; en el almuerzo, del abundante asado criollo y en la cena, de la cocina artesanal a la carta.

La historia comenzó a principios del siglo XX con la llegada de un pequeño inmigrante italiano, Silvano, que durante su adultez empezó a trabajar en un almacén de ramos generales hasta que logró tener su propio negocio y en 1940 compró la finca a la familia Lennon.

El casco de estilo victoriano, que aún se conserva, sumado a la belleza del paisaje y el espíritu sociable de Silvano fueron la semilla que originó el proyecto. Dicen que sentía un inmenso placer al recibir a sus amigos quienes le solicitaron un lugar para hospedarse y quedarse unos días más en el campo.

Cada generación dejó su sello durante los ochenta años de historia del establecimiento, que dispone de veinticinco habitaciones con capacidad para setenta personas, y dos salones de importantes dimensiones.

La hospitalidad de los anfitriones

“Una de las anécdotas que apreciamos fue la visita sorpresiva de Stefano e Isidora, huéspedes italianos. Reservaron con la idea de pasar un día de campo y ante nuestra sorpresa, decidieron quedarse una semana completa con nosotros antes de regresar a su país de origen, porque dijeron que había sido ´ uno de los lugares más interesantes y tranquilos que habían conocido en Argentina´. Durante cinco años eligieron este lugar para pasar sus vacaciones y cosechamos una gran amistad que perdura hasta el día de hoy”, relató Dolores Posadas, dueña de la estancia Santa Catalina, ubicada en el municipio de Bolívar.

El lugar conjuga la inmensidad pampeana, la tranquilidad y la calidez de sus anfitriones. Allí las siestas son religiosas y funcionan como antesala de “la hora del mate”, que se ceba acompañado por las infaltables tortas fritas caseras.

Además, ofrece platos típicos camperos como asado, empanadas y locros, entre otras exquisiteces, y en las noches de fogón los cuentos rurales se alimentan del fuego, los mitos y la imaginación.

asado

En “Santa Catalina” no hay lugar para el aburrimiento. Se pueden realizar cabalgatas, avistaje de fauna y flora, demostraciones de actividades criollas y visitas a sitios para pescar.

La finca debe su nombre a Catalina Berreterreix, quien llegó desde España a finales del siglo XIX y en 1889 construyó la casona familiar para abocarse a la producción ovina. Desde hace dos décadas, Emilio Posadas adquirió el establecimiento que está atravesado por los relatos de turistas que hablan de su afecto especial por este lugar.

Además de los atractivos naturales del paisaje, el sosiego y la gastronomía rural, las estancias bonaerenses tienen un encanto extra: la amabilidad de su gente.

Server Luján

Te puede interesar

Las capillas, templos y parroquias son un atractivo singular de los pequeños poblados bonaerenses. Allí se puede conocer la historia de las comunidades y sus manifestaciones de fe. En esta Semana Santa te invitamos a recorrer algunas de ellas, que con sus particularidades, su arquitectura y estilo, que están ubicadas en destinos cercanos a la Ciudad de Buenos Aires. Azcuénaga, San Andrés de Giles Construida en estilo neorrománico e inaugurada en 1907, la capilla Nuestra Señora del Rosario está cubierta de ladrillo a la vista y tiene una sola nave. El altar, realizado en Zaragoza, España, parece de mármol pero es de madera. Una frondosa arboleda rodea el edificio, que funciona como centro de reunión de sus pobladores. Uribelarrea, Cañuelas La iglesia Nuestra Señora de Luján, de estilo neogótico, fue diseñada por el reconocido arquitecto Pedro Benoit e inaugurada el 18 de diciembre de 1890. Ubicada frente a la plaza principal de Uribelarrea, posee un bello estilo arquitectónico que se destaca en el campanario y sus pilares. Posee un museo y una santería. El lugar fue elegido en 1996 por el director de cine Alan Parker para rodar escenas de la película Evita. Allí también se filmó la muerte de Juan Moreira y otras escenas de producciones cinematográficas. Carlos Keen, Luján La capilla San Carlos de Borromeo, de estilo neorrománico, recibe a quienes la visitan con su fachada de ladrillos y junta enrasada. Lleva la imagen de San Carlos de Borromeo, patrono del pueblo, cuya festividad se celebra cada 4 de noviembre. El Paraíso, Ramallo La hermosa Capilla Sagrado Corazón de Jesús del Paraíso, de estilo colonial, fue edificada en 1930. A su alrededor, la frondosa arboleda invita al descanso y la conexión espiritual. Gouin, Carmen de Areco La capilla San Agustín es uno de los edificios más representativos de Gouin. San Agustín fue elegido como patrono por los vecinos de la Comisión Pro Templo en 1920 y, según los relatos, fue elegido porque llevaba el mismo nombre del vecino más antiguo en ese momento. De estilo neocolonial español, fue inaugurada el 22 de diciembre de 1963. Cada 28 de agosto la comunidad celebra su fiesta patronal con misa, procesión y presentación de destrezas criollas. La Niña, Nueve de Julio La capilla de La Virgen Niña se comenzó a construir en el año 1959 y se inauguró seis años más tarde. Realizada íntegramente de ladrillo y cemento, el piso es de granito y tiene un techo a dos aguas en el que se destacan las cabreadas de madera a la vista. Rafael Obligado, Rojas La capilla San Luis Gonzaga, construida en 1904, es de estilo gótico veneciano y tiene la particularidad de haber sido edificada con ladrillos fabricados en los hornos que existían en la localidad. Santa Coloma, Baradero La Capilla Virgen y Mártir de Santa Coloma es una construcción de ladrillos ubicada en un pequeño lote donde un antiguo aljibe despierta la atención de quienes la visitan. A diferencia de muchas iglesias que se lucen frente a la plaza principal, ésta pareciera esconderse entre las callecitas del pueblo. Villa Lía, San Antonio de Areco La Capilla San José fue construida en 1929 por Mariano Ustariz, importante acopiador de cereales de aquella época, quien compró a Lía de las Carreras gran parte de las tierras que hoy conforman Villa Lía. Don Ustariz nombró a la capilla con el nombre de su fallecido hijo José. Su espadaña, interiores e imágenes la convierten en uno de los más bellos templos de la región. Vuelta de Obligado, San Pedro La capilla María del Rosario de San Nicolás, ubicada frente al campo de doma y jineteada del centro tradicionalista Rafael Obligado, fue inaugurada el 15 de diciembre de 2012, con el apoyo de los vecinos de la localidad. En el exterior, un mural de mosaicos realizado por un artista local da la bienvenida. La provincia de Buenos Aires ofrece en sus Pueblos Turísticos, una propuesta diferente para conocer, descansar y disfrutar de la tranquilidad, naturaleza y gastronomía criolla durante Semana Santa.

Iglesias en pueblos turísticos para recorrer en Semana Santa

Las capillas, templos y parroquias son un atractivo singular de los pequeños poblados bonaerenses. Allí …

Deja una respuesta