Sospecha de botulismo:
ANMAT alertó sobre un queso de girasol

Por un caso sospechoso de botulismo, ANMAT alertó sobre el queso de girasol y la pasta de maní de una marca. A través de un comunicado oficial, el organismo recomendó a la población “que se abstenga de consumir todos los productos marca ‘A Pleno’ y cesar su comercialización a quienes tengan dichos productos en su poder”.

a pleno

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) recomendó, a través de un comunicado oficial, que la población “se abstenga de consumir todos los productos marca ‘A Pleno’” que, entre otras cosas, comercializa queso de girasol y pasta de maní. Además, el organismo alertó sobre la importancia de cesar su comercialización, luego de la aparición de un caso sospechoso de botulismo.

El comunicado también informa que, la Dirección General de Control de la Industria Alimenticia, perteneciente al Ministerio de Industria, Comercio y Minería del Gobierno de Córdoba, junto a los municipios de Villa de las Rosas y Villa Dolores “se encuentran trabajando en la investigación de un caso sospechoso de botulismo que estaría asociado al consumo de un producto de la marca “A Pleno”, elaborado en la localidad de Villa de las Rosas”.

Luego de instar a que la población cese el consumo de los productos de dicha marca, el organismo señaló que, en caso de haberlo hecho, y se presenten “síntomas iniciales como náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, visión borrosa, visión doble, boca seca, dificultad para hablar y tragar, realicen una consulta médica inmediatamente”.

Por otro lado, explicaron que el botulismo clásico o alimentario es una intoxicación grave, producida por la ingestión de la toxina preformada en los alimentos contaminados. El comunicado también agregó: “La incidencia del botulismo es baja, pero la tasa de mortalidad es alta si no se realiza un diagnostico precoz y se administra la correspondiente antitoxina en forma temprana”.

Por último, la ANMAT dio una serie de consejos a los consumidores, entre ellos:

Evitar consumir conservas si se desconoce su origen, o si no se encuentran habilitadas por la autoridad sanitaria competente.
Seleccionar conservas fabricadas por elaboradores habilitados por la autoridad sanitaria.
No adquirir conservas en envases que se encuentren hinchados o abollados.
Transportar y almacenar las conservas en lugares frescos, y mantener el producto protegido del calor, la humedad y la contaminación.
No consumir conservas envasadas que despidan gas al abrirlas.

Serverlujan, Servicio ténico informático