Reflexiones literarias: El abuso de la imprenta

El gran escritor mexicano Juan José Arreola, dijo una vez: Me acosan las farmacias llenas de libros. Gutenberg, hacia 1440, invento el Tipo Móvil. Esta es una pieza metálica en forma de prisma. Cada una de estas piezas contiene un carácter o símbolo en relieve e invertido especularmente.

El orfebre alemán, jamás hubiera imaginado que hoy la Imprenta es un tsunami capaz de comérselo todo. Esto debería ser bueno. Pues a mi entender no lo es. El libro pasó a ser La industria del Libro y un escritor devino en Estrella. Las farmacias ayudan a las librerías a respirar mas fácilmente. y las bibliotecas populares ampliaron hasta el hartazgo sus catálogos. Las sagaz, este tipo de obras literarias surgidas en la Edad Media en Islandia, era una epopeya familiar que se extendía a varias generaciones, dividida en episodios, actos o volúmenes, hoy en día puede ocupar una biblioteca personal ella sola. Reitero que esto debería ser bueno y me contesto que no y tratare de explicar el porque.
El escritor, el poeta, el narrador escribe impulsado por una fuerza interior que lo ahoga. O un profundo vacío en el cual de no llenarlo, moriría. Ernesto Sábato expresó: Yo me hubiese suicidado de no haber abandonado la ciencia para dedicarme de lleno a la Literatura. La escritura es para el escritor como el aire para el pájaro, o el agua para el pez. Algún poema mío dice:

Si la hoja es el blanco, si la pluma el acero,
Si es el arco la Musa y el Poeta el arquero.
Si el amor es el pulso, la palabra es la herida
Y la tinta es la sangre del que entrega su vida.

A mi entender, hoy la sangre del escritor, esa tinta, esa herida que es la Palabra. importa menos que un libro impreso. Publico, luego existo, es el lema de las grandes Editoriales. Que pensaría Frank Kafka de esto. El, que murió sin ver impreso uno solo de sus escritos. O bien, aquellos que comenzaron a publicar sus libros de muy grandes como es el caso de Charles Perrault que a los 55 años que cuando escribió ‘Cuentos de mamá ganso’ y luego esto desencadenaría sus cuentos de hadas, y también su fama como escritor. Otro es Daniel Defoe, que a los 59 años recién escribiría y publicaría su primera novela ‘Robinson Crusoe’.

La imprenta es ese mal que nadie cura. Es la manzana del Paraíso antes de ser creado el Paraíso. Si estuviese en una isla desierta sin esperanza de ser rescatado nunca. Yo seguiría escribiendo sin esperar publicar un solo libro. Esto lo dijo J.L.Borges y deberíamos repetirlo una y otra vez hasta comprender que la primera función de un escritor es escribir- Frente a su maquina personal, a solas con el mismo y si esto también fuese un impedimento para encontrarse, el escritor tendría que hasta dejar de escribir y sumergirse en su propia mente, allí donde su verdadera palabra se halla. Libre de todo intermediario que comercie entre el y su obra. Quizás la literatura algún día vuelva a ser oral, como en los tiempos de los Juglares, aquellos que recorriendo aldeas llevaban a la gente historias maravillosas e inolvidables. Esta imagen quizás sea más hermosa que la de una quieta y silenciosa biblioteca repleto de libros que jamás alcanzaremos a leer por lo menos en esta vida.

Luciano Cavido

Comentarios

Te puede interesar

El sótano de Kafka

La soledad es el refugio de todo escritor. Las bibliotecas vacías son paraísos terrenales para …

Deja un comentario