Manos en la masa para aprender, una iniciativa para imitar

Una porción de aprendizaje, otra de solidaridad y una mezcla de otros ingredientes, es la receta que todos los días desde muy temprano utilizan los chicos panaderos de la Escuela Especial 532 de La Plata.
panaderia (4)
Con esta fórmula, cerca de 20 alumnos de ambos turnos arrancan la rutina escolar con la producción de pan y otros productos.

Los alumnos Priscila Martore, Cristian Villacardoso y Ana Laura Sicardi, son parte del equipo de panaderos y reposteros. Como quien saca sus carpetas y libros de la mochila, los chicos despliegan agua, detergente, vinagre y papeles secantes como parte de la tarea diaria, que incluye la limpieza y desinfección de la mesa de trabajo y otros elementos.

El pan fresco que todos los días producen junto a sus compañeros va destinado en forma gratuita a las familias de los alumnos que asisten a los Centros de Atención Temprana del Desarrollo Infantil. Ambos Centros pertenecen a la escuela, aunque funcionan en las instalaciones de los Centros de Atención Primaria municipales 41 y 8.

Bajo la coordinación de Susana Mabel Mouly, la docente del Trayecto Técnico Profesional con orientación en Panadería, el taller se puso en marcha en el año 2005, cuando fueron beneficiados con equipos básicos para la instalación de la panadería entregados por la empresa YPF, que de a poco la institución fue completando con horno, freezer, amasadora y otras maquinarias.

“En general todos los días hacemos pan, pero también tenemos una producción destinada al comedor de la Escuela y los jueves hacemos facturas”, señala la docente, quien agrega: “Los chicos egresan sabiendo todo el trabajo de panadería”.

Desde hace un tiempo, el equipo se largó con la producción de pastas caseras. Así, desde este año, una vez por semana hacen tallarines para la población del Jardín de Infantes 975, que se encuentra en el mismo barrio. “Tenemos planificado reforzar la merienda del Jardín con la elaboración de pizzetas, pasta frola, alfajorcitos y otras cosas”, dice Susana Mouly.

La panadería fue creciendo y en el boca a boca los alumnos fueron ganando “clientes” que quieren probar la producción. “Dentro del personal del Hospital Interzonal Rodolfo Rossi tenemos clientes fijos. Además, nos han convocado para realizar catering de distintos eventos educativos”.
Sin duda alguna, una verdaera lección de vida, digna de ser imitada.

Te puede interesar

Programa Restituir

Reincorporan a efectivos sobreseídos

El Ministerio de Seguridad de la Nación creó el programa Restituir con el objetivo de …

Deja un comentario