Coro PNC

En su 70° aniversario se presenta el Coro Polifónico para Ciegos

Bajo la dirección del maestro Osvaldo Cesar Manzanelli y en el marco de los festejos por el aniversario, este viernes se presentará en el teatro municipal Trinidad Guevara el Coro Polifónico Nacional de Ciegos “Carlos Roberto Larrimbe”.

Coro

Setenta años de existencia en la vida musical y cultural de nuestro país no es poco. Si a ello añadimos que se trata de un coro mixto de personas ciegas o con un nivel avanzado de disminución visual, cuya presencia se ha hecho notar a lo largo de las últimas décadas por el grado de excelencia alcanzado en la interpretación coral, es un mérito del que pocos países del mundo se puede enorgullecer como el nuestro.

Osvaldo César Manzanelli -nombrado inicialmente en 1991 por concurso subdirector del coro- se convirtió en 2001 en su conductor titular. “La experiencia fue para mí cada vez más fascinante -señala- al ir conociendo mejor al conjunto y aprendiendo caminos alternativos en la comunicación, dado que lo gestual se halla prácticamente vedado. Manzanelli posee nutridos antecedentes profesionales: egresó del Conservatorio Provincial de Morón y realizó estudios de dirección coral junto con Roberto Saccente, así como talleres de dirección junto con Felipe Vallesi, Alberto Manzanelli y Néstor Andrenacci.

Por supuesto, la inquietud inicial del diálogo se orienta hacia el modo en que los coreutas han incorporado el lenguaje musical a su repertorio teniendo en cuenta que éste abarca importantes obras de la literatura universal, como el Requiem, de Mozart, y el de Fauré, el Gloria y el Magnificat, de Vivaldi, o el Magnificat, de Bach, así como el motete, Jesu, meine Freude, de Bach, obras éstas que han cantado junto con la Sinfónica Nacional en innumerables actuaciones.

En diálogo con “El Diario” Osvaldo Manzanelli, el director del coro contó que: “Actualmente el coro está integrado por cincuenta y seis integrantes, pero ésta sería la “vidriera” del organismo, porque hay otra sección que es la que copia la música. Son integrantes no videntes que transcriben al sistema braille las partituras. Cada coreuta tiene una copia de la melodía que deberá cantar, lo hace decodificando la partitura de manera táctil, con la yema de sus dedos, lo cual supone un conocimiento musical previo además de los signos”.

¿Es un coro profesional?
-Por supuesto, cada integrante debe ingresar en el coro por concurso y con conocimientos musicales previos. La tarea de cada coreuta supone un aprendizaje musical perseverante; el coro debe ensayar día tras día. Y en lo que a nosotros respecta, consiste en buscar instancias para mejorar la comunicación desde la dirección para obtener así una respuesta musical válida.

¿Y en materia de edades para el ingreso?
Rigen las mismas normas que en la administración pública. Para voces masculinas y femeninas hasta los 45 años de edad.

¿Cómo es la modalidad usual de trabajo? ¿Cómo se estudia cada obra?
Cada cuerda del coro [tenores, barítonos o sopranos] cuenta con un jefe. A la hora de abordar toda nueva partitura, primeramente, cada uno de ellos la corrige conmigo. Es decir, con el piano controlo la lectura que ellos hacen de su partitura en braille, en realidad particellas, porque no tienen ante sí la noción integral de la obra coral, sino tan sólo una línea melódica. Se debe tener en cuenta que un simple puntito de más, puede significar un error. Una vez hecho esto, cada uno se reúne con su grupo o cuerda y así se unifican criterios. El ensamble es lento, motivo por el cual ensayamos todos los días de la semana. Otros de los motivos es que el coro tiene un amplísimo repertorio y un espectro muy grande de posibilidades sonoras, desde un cuarteto de madrigales hasta las obras sinfónico corales.

Actualmente, el coro realiza giras por todo el país, desarrollando una amplia labor de difusión de la música coral, pero asimismo despertando estímulos vocacionales en los lugares que visita. Carlos Roberto Larrimbe, tuvo la idea originaria. Fundó en 1942 el conjunto que devino en el actual Coro Polifónico Nacional de Ciegos a partir de integrantes de la Escuela para Ciegos Adultos General San Martín y se propuso capacitar a sus miembros a un nivel profesional. Hoy, el coro lleva su nombre y depende directamente de la Secretaría de Cultura de la Nación. Al cabo de seis décadas, el conjunto exhibe actualmente un notable ajuste y convincente expresividad.

¿Cómo hace para dirigir un coro, para marcar entradas sin la posibilidad de que el coreuta lo vea?
Es claro que cuando lo gestual está impedido utilizamos la respiración, o alguna pauta sonora pero por sobre todas las cosas mucho ensayo.

¿Cómo se aprenden o como se enseñan las letras?
Tanto las letras como las partituras son en sistema braille.

¿Qué repertorio cantan habitualmente?
Música académica, del renacimiento, con un pasaje por el período romántico, música coral contemporánea y música popular argentina, folclórica. Yo llegué a este coro en 1991 y me ha dado muchas satisfacciones. Este año el coro cumple 70 años, de modo que cada presentación se constituye en un agasajo y festejo de cumpleaños.

¿Cuántos coreutas y cómo son los registros vocales?
En estos momentos tenemos 55 coreutas, hay más o menos la misma cantidad de hombres que de mujeres. Los registros son cuatro el coro está dividido en cuatro voces, sopranos, contraltos tenores y bajos, pero la obras requieren a su vez divisiones de seas a ocho voces.

¿El hecho de carecer de visión les ayuda a tener un mejor oído?
Si es cierto, pero por escuchar mejor no significa que cantan mejor, todo obedece más al ensayo, mucho ensayo y es más lento hacer que todo suene bien, pero los resultados son muy buenos. Ayuda también más que la audición la atención y eso no sólo para cantar, sino además para manejarse en la calle. Nuestro coro, por ser como es, es un hito único en el mundo.

Coro Polifónico Nacional De Ciegos “Carlos Roberto Larrimbe”
En 1942, Carlos Roberto Larrimbe ingresó como profesor de música en la Escuela para Ciegos Adultos General San Martín y se propuso la formación de un coro de la Institución, alcanzando un nivel tal que superó lo habitualmente esperado de un coro escolar. Esto le permitió abordar la preparación de obras de envergadura tales como las Cantigas X y XIV y las Secuencias de resurrección de Eslava. Vislumbró la posibilidad de transformar ese grupo coral en un conjunto profesional que, a la vez de representar un canal idóneo de expresión artística, constituyera una fuente laboral para los ciegos que eligieran la música como medio de vida. Con el auspicio de destacadas personalidades de la época como María Adela Ayarragaray de Pereda, Roberto Beltrán Nuñez y Juan Carlos Alvarez, Larrimbe creó en 1947 el Coro Polifónico de Ciegos que hoy lleva su nombre, contando desde sus comienzos con la inestimable colaboración de Ladislao Scotti.

Es una institución conformada en su totalidad por personas totalmente ciegas o con un nivel avanzado de disminución visual, que encuentran en esta actividad un medio estable de vida. Para ingresar al Coro es imprescindible tener conocimientos musicales, un mínimo de técnica vocal y buen manejo de la escritura y de la musicografía Braille. El ingreso se efectúa a través de concursos que se realizan cuando hay necesidad de cobertura de vacantes.

La única diferencia está dada en que los coreutas que integran el Coro trabajan con partituras escritas en notación Braille, para lo cual el Coro cuenta con un cuerpo de copistas. En la actualidad el Coro está conformado por el director, la preparadora vocal, cuatro jefes de cuerda, 51 coreutas, 16 copistas, un dictante, una secretaria técnica y dos auxiliares administrativos.

Actualmente depende del Ministerio de Cultura de la Nación. El Coro realizó su primera presentación ante el público en la Iglesia del Salvador para la Semana Santa de ese mismo año, ocasión en la que interpretó obras como la Messe in Ascendo a cinco voces de Palestrina, Christus Factus de Amerio, Popule Meus de Medina y las Siete Palabras de Larrimbe.

El Coro Polifónico de Ciegos desarrolla desde entonces una proficua actividad que incluye presentaciones en las más importantes salas de la ciudad de Buenos Aires y del país, y visitó Chile, Bolivia y Paraguay.

Desde 1971 solemniza las celebraciones litúrgicas oficiales de la Catedral de Buenos Aires, a las que asiste el Presidente de la Nación, el cuerpo diplomático e invitados especiales. Cantó las misas celebradas en nuestro país por el Papa Juan Pablo II en 1982 y 1987 e interpretó importantes obras del repertorio universal, entre otras.

Comentarios

Te puede interesar

Orfeon Carlos Vilo

El Orfeón Carlos Vilo se presentará en la sala oficial

Continuando con el Ciclo de Coros Argentinos el próximo viernes 16 de Noviembre a las …