Cómo usar el aire acondicionado para cuidar la salud

En la búsqueda constante de bienestar y comodidad, el aire acondicionado se ha convertido en un aliado indispensable en muchos hogares y espacios de trabajo.

Sin embargo, su uso inadecuado puede acarrear consecuencias perjudiciales para la salud y generar problemas en el funcionamiento del aparato. Con el objetivo de garantizar un ambiente agradable y seguro, es fundamental tener en cuenta una serie de consideraciones.

Mantenimiento Periódico: Garantía de Eficiencia y Salud

El primer paso para asegurar el correcto desempeño del aire acondicionado es someterlo a un mantenimiento periódico realizado por personal especializado y matriculado. La acumulación de gérmenes, virus, bacterias, mohos, polvo y pólenes puede convertirse en un caldo de cultivo en los conductos y componentes internos del dispositivo, afectando la calidad del aire que respiramos.

Es imperativo comprender que estos sistemas no renuevan el aire, sino que simplemente lo enfrían y redistribuyen en el ambiente. La falta de limpieza propicia la liberación de un aire viciado, contaminado y nocivo, que puede tener consecuencias directas en la salud humana.

Condiciones Ideales de Uso: Temperatura y Humedad

El confort térmico es esencial para nuestro bienestar, y el aire acondicionado juega un papel crucial en la regulación de la temperatura ambiental. Sin embargo, es necesario evitar extremos que puedan resultar perjudiciales. La temperatura ideal oscila entre 22°C y 24 °C, mientras que la humedad recomendada se encuentra entre el 35% y el 60%.

Utilizar el aire acondicionado a temperaturas más bajas de lo necesario no solo es innecesario, sino que también implica un mayor consumo de electricidad. Cada grado que se descienda en la temperatura del aparato puede traducirse en un aumento del 5% al 8% en el consumo energético.

Uso adecuado del aire acondicionado

Impacto en la Salud: Alergias y Enfermedades Respiratorias

El mal uso del aire acondicionado puede tener consecuencias directas en la salud, especialmente para aquellas personas más vulnerables o sensibles a problemas respiratorios. Pacientes con alergias, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o neumonía por Legionella pueden experimentar un empeoramiento de sus condiciones debido a la exposición a un aire contaminado.

Además, los cambios bruscos de temperatura generados por un uso inadecuado pueden impactar negativamente en pacientes alérgicos, agravando sus síntomas. Para mitigar estos efectos, se recomienda programar el aire acondicionado en modo ventilación cada 2 o 3 horas durante la noche.

Aire Acondicionado en Vehículos: Cuidados Necesarios

El cuidado no se limita al entorno doméstico; los sistemas de aire acondicionado en vehículos también requieren atención. Se aconseja realizar la limpieza de estos sistemas preferentemente por personal autorizado. Asimismo, es recomendable encender el aire acondicionado después de bajar las ventanillas, iniciando en modo ventilación antes de cambiar a aire frío.

En conclusión, el uso consciente del aire acondicionado implica no solo considerar el confort térmico sino también la preservación de la salud. Un mantenimiento adecuado, temperaturas y humedad controladas, junto con precauciones en el uso del aire acondicionado en vehículos, son pasos esenciales para disfrutar de un ambiente fresco y saludable.

Te puede interesar

Frío moderado en el amba

SMN: Desde el lunes, se despide el frío polar en el AMBA

El frío polar se despide, por ahora, dando paso a temperaturas más amenas. El jueves …