Massa complicado por su amistad con el «narcofiscal» Novo

Cercado por denuncias de encubrimiento de delitos vinculados al narcotráfico, presentó su renuncia Alberto Novo, fiscal general de San Isidro y amigo íntimo de Sergio Massa. Lo hizo ante el titular de la Procuración bonaerense, Julio Conte Grand.

massa Novo

Novo es, desde hace más de una década, amigo íntimo y “estratega de campaña” de Sergio Massa. Se lo podía encontrar sentado a la izquierda del ex intendente de Tigre durante sus actos de campaña, de los que participaba activamente. Innumerables fotos los muestran juntos, abrazados o en un apretón de manos, en diferentes escenarios de la provincia de Buenos Aires.

Tan íntima es la amistad, que la causa que hunde al fiscal Alberto Novo tiene varias fojas dedicadas al candidato de 1País, cuyas campañas habría ayudado a financiar. Lejos de sentirse avergonzado por haber “hecho migas” con un fiscal encubridor de asesinos y narcotraficantes, Sergio Massa habría ordenado a sus legisladores entorpecer el proceso de enjuiciamiento. Incluso, el líder del Frente Renovador habría operado políticamente para evitar que el actual titular de la Procuración bonaerense, Julio Conte Grand, confirmara las acusaciones contra el ex fiscal general de San Isidro. Todo fue en vano.

La debacle de Alberto Novo, que promete llevarlo sin escalas desde la mansión de Massa a la cárcel, comenzó meses atrás, cuando Sandra Arroyo Salgado, jueza federal de San Isidro, lo procesó junto a sus adjuntos Eduardo Vaiani y Rodrigo Caro, y sus secretarias Melisa Rey y Mariana Busse.

Arroyo Salgado procedió a partir de una denuncia del fiscal Luis Angelini, que lo acusó de encubrir a los autores e instigadores de los homicidios de los colombianos Héctor Edilson Duque Ceballos, alias «Monoteto», y Jorge Quintero Gartner, ocurridos en julio de 2008 en el estacionamiento del Unicenter, y del de Juan Sebastián Galvis Ramírez, ejecutado frente a un negocio de venta de jet skis en San Fernando, en febrero de 2009.

Lo hicieron al «eludir las investigaciones penales y ocultar el complejo entramado de crimen organizado, vinculado al tráfico nacional e internacional de estupefacientes que subyace a los asesinatos».

La diputada Elisa Carrió, adepta a este tipo de embrollos, había pedido el jury de enjuiciamiento para Novo. Tuvo, además, un duro cruce con Sebastián Galmarini, diputado provincial y cuñado de Sergio Massa, a quien acusó de mantener conversaciones telefónicas con el siniestro fiscal. Ante las protestas de Galmarini, Carrió amenazó con sacar a la luz las pruebas documentales, lo que provocó el inmediato silencio del diputado.

A Alberto Novo, que ya presentó su renuncia y cuenta los días que quedan de campaña política para escapar de los reflectores de Arroyo Salgado, no le queda más que esperar la mano amiga de Sergio Massa, quien suspicazmente se ha llamado al silencio.

Fuente: REALPOLITIK

Te puede interesar

golpe de calor

La temperatura hoy llegará a los 37°

Técnicamente, el verano aún no comenzó, pero las altas temperaturas parecen haberse instalado y los …