Opinión:
Los problemas de la educación ambiental

Actualmente son muchos los problemas ambientales a los que nos enfrentamos y, muy seguramente, irán a más si no ponemos remedio. Por esta razón es muy importante la concienciación de la sociedad, pero ¿cómo puede lograrse? Una forma de intervenir es mediante la educación ambiental.

Esta educación tiene como fin promover la preservación de los recursos naturales y su gestión sostenible. Busca principalmente despertar en la población una conciencia que le permita identificarse con las problemáticas ambientales, para alentar a las presentes y futuras generaciones a ser protagonistas de este cambio cultural y social necesario para afrontar la crisis ambiental.

La educación ambiental es el proceso a través del cual se educa a la sociedad para que tome conciencia sobre la realidad global del planeta, sobre la relación del ser humano entre sí y con la naturaleza y de los problemas que surgen de esta relación y sus consecuencias, así como las causas que llevan a ellos.
Además de enseñar y sensibilizar sobre la importancia del medio ambiente, la educación ambiental busca crear valores en los ciudadanos y actitudes que promuevan la utilización de forma racional de los recursos naturales y la solución a los numerosos problemas ambientales que se producen, principalmente en las ciudades.

Sahumerios El Sensei

Educación Ambiental para instituciones educativas 2

Un punto clave es expone la relación que existe entre el medio natural y los sistemas sociales. Es más que un proceso educativo, es la base para que futuras generaciones creen un estilo de vida más sensibilizado hacia el medio ambiente, en el cual deben participar los miembros de la sociedad para mejorar la relación entre la humanidad y el medio en el que vive
Con el objetivo de promover la educación ambiental en Argentina e incorporar, en cumplimiento de la legislación vigente, los nuevos paradigmas de la sostenibilidad a los ámbitos de la educación formal y no formal, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MAyDS) y el Ministerio de Educación (ME), junto con el consenso de las provincias a través del Consejo Federal de Medio Ambiente y el Consejo Federal de Educación (CFE), diseñaron la Ley de Educación Ambiental Integral, que fue promulgada el 3 de junio del 2021.
Ha transcurrido más de un año y cinco meses, desde la promulgación de la Ley de Educación Ambiental Integral. En el pasado, diversos proyectos de ley habían perdido estado parlamentario. En este caso, la propuesta contó con apoyo directo del Poder Ejecutivo naciona, es decir el presidente de la nación, Alberto Fernandezl. La norma propone incentivar procesos educativos que aborden contenidos específicos y transversales tendientes a la concientización ambiental. Se trata de un proceso que defiende la sustentabilidad como proyecto social, el desarrollo con justicia social, la distribución de la riqueza, preservación de la naturaleza, igualdad de género, protección de la salud, democracia participativa y respeto por la diversidad cultural.
Un común denominador que pareciera atravesar a las diferentes realidades es la falta de impulso de estos principios en los ámbitos educativos, en el espacio docente, donde se ejerce la práctica pedagógica.

Al analizar la actualidad de la Ley de Educación Ambiental se puede advertir que esta ley viene atrasada en todos los aspectos y apunta la demora en la conformación de la Coordinación Ejecutiva de la Estrategia Nacional de la norma y el Consejo Consultivo, organismos clave para su puesta en marcha. Desde los ministerios no se meten en las escuelas a trabajar la temática ambiental.
La educación ambiental, en el contexto del desarrollo sostenible, debe generar con urgencia, cambios en la calidad de vida y mayor conciencia en la conducta personal, así como armonía entre los seres humanos y de éstos con otras formas de vida.
La aplicación de la educación ambiental no consiste, entonces, en una mera aplicación de ajustes y complementos a los programas tradicionales de la educación, se trata, más bien, de convocar a nuevos enfoques, nuevos contenidos y nuevos métodos, haciendo más flexibles las tradicionales estructuras de los sistemas educativos.

Para encontrar una vida en armonía con el ambiente, lo primero que debe realizarse es obtener una población consciente de su pertenencia al todo que lo rodea. Se debe educar a las personas desde la infancia para que aprendan el cuidado necesario para no malgastar los recursos del planeta, para no ensuciar su entorno y para convivir con su vecino.

Cristian Frers – Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social (Periodista),

Serverlujan, Servicio ténico informático