Los efectos psicológicos de la cuarentena

La cuarentena tiene dos efectos principales, el de evitar la propagación del coronavirus y la parálisis económica que genera. Sin embargo, tiene otro efecto negativo, y es en la salud.

Un informe destacó que el aislamiento, que ya lleva dos meses, afecta gravemente al estado psicológico de las personas, marcando que se duplicaron los trastornos psicológicos en este período.

Especialistas de la UBA compararon dos encuestas, una realizada al inicio con otra en la etapa actual de la cuarentena, para analizar y observaron el impacto psicológico del encierro.

El Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA) realizó dos encuestas para conocer la salud mental de la sociedad. Una al inicio de la cuarentena -entre los primeros 7 y 11 días- y otra entre los 50 y 55 días de comenzado el aislamiento. La encuesta se realizó vía online y en la primera muestra se tomaron 2631 casos (27 al 31 de marzo) y 2068 casos (8 al 12 de mayo) en la segunda muestra.

Los efectos psicológicos de la cuarentena

«Desde el aspecto psicosocial, la cuarentena obligatoria suele ser una experiencia desagradable para quienes la sufren: separación de los seres queridos, pérdida de libertad, incertidumbre sobre el estado de la enfermedad y aburrimiento, con considerables pérdidas económicas», indicaron al inicio del informe.

En esa línea, explicaron que «las autoridades subestiman la importancia de aspectos psicológicos importantes que desempeñan un papel vital en el manejo de la cuarentena» y que «los organismos de salud del país han dedicado escasos recursos a tratar específicamente el impacto psicológico».

En cuanto a los resultados del informe, destacaron que «los síntomas psicológicos clínicos se incrementan significativamente de acuerdo a la duración de la cuarentena. La muestra de los 50- 55 días presenta más del doble de síntomas que la muestra de los 7-11 días».

«Más acuciante aún resulta comprobar que se detecta un incremento también significativo de la cantidad de personas en riesgo de padecer un trastorno mental. Este dato es más grave que el anterior porque la sintomatología difusa es permeable a intervenciones de menor intensidad mientras que una vez instalado un trastorno mental se requiere de intervenciones de mayor complejidad, por parte de especialistas». Por eso, destacaron que «casi el 70% de los participantes experimentan malestar psicológico a los 50-55 días de cuarentena obligatoria».

En detalle, explicaron que «las personas más jóvenes tienen más síntomas que las personas mayores». «Una línea de explicación es que las personas de menor edad afrontan generadores de estrés mayores, característicos del ciclo vital, incertidumbre en cuanto a la vivienda, inserción profesional, laboral, parejas menos consolidadas, embarazos, hijos pequeños».

Asimismo, «se observa que las mujeres presentan más síntomas psicológicos que los hombres». «Las mujeres reciben mayor estrés considerando la cantidad de tareas que desempeñan y la presión social que reciben así como la discriminación y violencia de la cual son objeto. Otras explicaciones destacan factores biológicos como los cambios hormonales y su impacto en el estado de ánimo», explicaron.

Alcohol, tabaco y drogas.
Se registró una disminución del consumo de tabaco y un aumento del consumo de alcohol al comparar las muestras del 8,1% al 11,51%. Mientras que no se observaron diferencias significativas con respecto al consumo de drogas ilegales.

Sexo. A lo largo de la cuarentena obligatoria, en ambas encuestas, más del 80% de los participantes informaron que su vida sexual empeoró. De todas maneras, no se observan diferencias significativas entre los niveles de satisfacción sexual a los 7-11 días y a los 50-55 días de cuarentena obligatoria.

Automedicación. Los participantes toman más medicación para manejar su estado psicológico a los 50-55 días de cuarentena obligatoria. Dentro de aquellos que recurren a la medicación para manejar el malestar psicológico (ansiedad, ánimo, insomnio) se observa un incremento asociado a la duración de la cuarentena, del 54,38% al 72,30%.

Cuando a los consultados se les preguntó «¿qué haces cuando experimentás malestar psicológico o tenés problemas emocionales?”, se observa que «se incrementó el uso de medicación sin prescripción médica (automedicación) del 10,53% al 13,54%. el consumo de alcohol del 8,1% al 11,51%, la consulta psicológica del 4,79% al 7,83% y la conversación con confidentes amigos del 37,06% al 42,07%. El uso del deporte se incrementó del 13,34% al 14,94%.

Por otro lado, destacaron que «más de la mitad de la población no realiza ninguna de las actividades que se consideran saludables: actividad física, meditación, práctica religiosa o yoga. Entre la muestra uno y la muestra dos se observa una tendencia a la disminución de las actividades saludables.

En cuanto a la ayuda profesional, frente al malestar psicológico, menos del 5% recurre al psicólogo/a en la primera muestra y esto aumenta a casi el 8% en la segunda muestra.

Por último, señalaron que «los resultados generales de este estudio muestran la relevancia de los factores psicológicos y promueven la inclusión de los mismos a la hora de implementar medidas de cuarentena

Te puede interesar

cuarentena

AMBA continuará en cuarentena hasta el 11 de octubre

El Gobierno de Axel Kicillof ya tiene todo decidido sobre la continuidad de la cuarentena …

Deja una respuesta