La suba de la nafta pone más presión a la inflación

La suba en el precio de la nafta, que fue la mayor desde noviembre de 2013, le puso presión a la inflación de cara a agosto.
nafta
Aunque los combustibles inciden en un 4% en los índices de precios, varios expertos en los números del costo de vida y especialistas en consumo creen que los importes subirán más al compás de julio (2% de aumento, según varios cálculos privados y ayer se sumó la medición de la CGT)) que al de junio (fue de entre 1,2%-1,3% mensual para los mismos medidores).

Hasta asesores cercanos al oficialismo admiten, en diálogos que piden no hacer públicos, que la suba de precios de este mes será de entre 1,5% a 1,7%, menos que en julio, pero más que en junio.

Los economistas Luciano Cohan, de Elypsis, y Carlos Melconián miden los precios por semana o cada diez días. Ambos estaban ayer procesando datos, por lo que hacían estimaciones.

“Supongo un efecto arrastre que viene de julio (con suba de 2%), la inflación va a estar más parecida a la del mes pasado que a los meses de menos de 1,5%”, explicó Cohan. “En la macro no estamos frente a ningún desincentivo, no pareciera que estemos para inflación menor que la de julio”, arriesgó Melconián.

Un especialista en consumo que pidió no ser mencionado cree que hay un ligero repunte de las ventas en supermercados y que eso crea un terreno fértil para ciertas remarcaciones. La misma posición adoptó un ejecutivo de una multinacional. “Se nota un poco más de plata en el bolsillo por aguinaldos y retroactivos de aumentos salariales, por lo que imagino algunas correcciones en productos premium (por ejemplo, los de bajas calorías)”, contó a sus colegas.

Desde el estudio de un economista muy consultado por políticos del oficialismo salía otra visión. “En agosto, la inflación va a ser de 1,5% a 1,7%. En julio pesó la suba del dólar, la estacionalidad propia de ese mes, cuando crecen esparcimiento y turismo”, analiza un referente económico escuchado en el oficialismo. “La renegociación de ‘Precios Cuidados’ puso un piso de aumento de 2,3% en alimentos y eso no se va a repetir en agosto”, razona.

Las compañías de consumo masivo tienen acuerdo con el Gobierno por los “precios cuidados”. Pero esos mismos convenios también las habilitan a las subas en los importes “no cuidados”. Entre los fabricantes se sabe que, donde no hay cartelito de “precios acordados con el Gobierno nacional”, las reglas para fijar importes suelen ser más laxas.

Una entrada de cine, sin promociones, está en $ 105 para los fines de semana. El kilo de helado en una cadena “premium” está a $ 220. Son dos pruebas que, cuando no se trata de productos ‘imprescindibles’ o de la canasta básica, las subas no se detienen.

“Si no se baja el ritmo de emisión monetaria (la cantidad de dinero que hay en la calle), es bastante difícil que baje la inflación”, razonan dos economistas de la oposición que aguardan tener números en la mano para entrar en detalles.

El aumento en los combustibles también implicará mayores costos logísticos.

A principios de agosto, Clarín informó que la inflación de julio iba de 1,8% (medición de Finsoport, de Jorge Todesca) a 2,1% según Elypsis (de Cohan y Eduardo Levy Yeyati). A esos relevamientos, ayer se sumó el de la CGT Azopardo.

La central sindical, que responde a Hugo Moyano, estimó que la inflación de julio fue de 1,93%, por lo que el acumulado de los siete meses supera el 15%, según su Observatorio de Datos Económicos y Sociales. Se requiere un ingreso mensual de $ 2.897,60 o $ 95,26 por día para no convertirse en pobre. “En cuanto a las canastas básicas, una familia de dos adultos mayores y dos hijos necesita $ 3.909,99 mensuales para no ser indigente, mientras que para no ser pobre se necesitan $ 8.953,89 mensuales”, define ese trabajo.

Según estimaciones anteriores de inflación en julio, los precios subieron más en esparcimiento (4,6%), junto con alimentos y bebidas (alza de 2,2%). En las cuentas cegetistas, que coordina Jorge Sola -dirigente del sindicato del Seguro–, el precio de los comestibles “se mantuvo estable respecto del mes anterior en Capital, provincia de Buenos Aires y Santa Fe, pero que se registró un fuerte aumento en las provincias del Noroeste, Mesopotamia y Cuyo”.

La estimación de inflación para este año oscila entre un 18% y 20%, según el ministro Axel Kicillof. Otros economistas que defienden al oficialismo estiman el alza de precios en 23%.

Server Luján

Te puede interesar

inflacion

La inflación de abril rondaría casi el 4%

Consultoras prevén una suba de precios minoristas entre el 3,5% y el 4% en el …

Deja una respuesta