Junto a la familia municipal en su día

En este Día del Trabajador Municipal, queremos expresar nuestro saludo a cada uno de los agentes con quienes compartimos jornadas de trabajo en estos últimos años. Todos, desde su lugar de tareas, brindan su vocación, su conocimiento, su esfuerzo físico y su tiempo al servicio de la comunidad de Luján.

jxc lujan

En estos tiempos de pandemia, se ha tomado más conciencia de la condición “esencial” de los trabajadores municipales. Cuando muchos han podido continuar con sus labores desde sus casas, han sido los agentes comunales quienes han mantenido la prestación de servicios fundamentales: en el Hospital y los centros de salud, pero también en la asistencia alimentaria, la protección a víctimas de violencia de género, la provisión de agua potable, el funcionamiento de la red cloacal, el mantenimiento de los espacios públicos, el arreglo de calles, el control urbano y la atención diaria a los vecinos en sus necesidades y demandas.
Lamentablemente, es también en estos tiempos en los que el gobierno del intendente Leonardo Boto más sordo está frente a los justos reclamos de los trabajadores municipales. Ni siquiera ha considerado que hace unos meses, al inicio de las medidas de aislamiento, los gremios y los empleados del Municipio voluntariamente levantaron una medida de fuerza que venían realizando, para retomar sus tareas esenciales y no perjudicar a nuestra comunidad.

Sabemos que enoja, y mucho, comprobar que el mismo intendente Boto que se negó a incorporar al sueldo básico los aumentos salariales acordados en la paritaria 2019 es quien hoy sostiene una planta de 11 secretarios, 5 subsecretarios, 35 directores y 26 subdirectores. En estos once meses, quien dice a los trabajadores municipales que esos incrementos fueron “irresponsables”, ha pagado más de 120 millones de pesos a una planta que hoy suma 78 funcionarios políticos (incluyendo al propio intendente), la más numerosa de la última década, tal vez la más enorme que ha conocido la Municipalidad de Luján en toda su historia.
Es irritante que el mismo intendente Boto que se niega a llamar a paritarias para discutir una recomposición salarial para ese año 2020, desde que asumió haya otorgado discrecionalmente recategorizaciones y bonificaciones especiales a sus amigos, absolutamente “a dedo”, sin ningún tipo de concurso. Parece que para cobrar estos privilegios (como “dedicación permanente” o “bonificación por función”) hay que haber militando en la campaña electoral del actual intendente. O que para obtener una jefatura hay que ser familiar de algún funcionario. Más de 130 nuevos ingresos y más de 140 reconocimientos de bonificaciones (que incluyen la designación de gran cantidad de jefes de departamento y jefes de división) son el más evidente testimonio de esta arbitrariedad en la política de recursos humanos de la actual gestión.
Dice el intendente Boto que no puede abonar una ayuda especial de fin de año acorde a las necesidades de los trabajadores municipales, después de meses de arduo trabajo en el marco de la pandemia. Pero desde el 1 de enero de este año ha gastado ya 12 millones de pesos en más de 45 contratos, entre ellos los $ 200.000 pesos mensuales pagados a un “asesor” en el Hospital, a quien nadie conoce porque nunca nadie vio en ese lugar.

Un párrafo especial merecen los jubilados y pensionados municipales. Todos los conocemos. De ellos hemos aprendido casi todo lo que sabemos. Ellos dedicaron sus vidas al servicio público desde la Municipalidad. Y ahora hace más de un año, desde julio de 2019, que vienen cobrando sin ningún aumento, porque el gobierno del intendente Boto no incorporó al básico en enero de 2020 los incrementos acordados en la paritaria anterior. Es doloroso ver que hoy, después de toda una vida de trabajo, para subsistir tienen que ser ayudados por sus hijos, o conseguir alguna tarea remunerada para mantenerse.
Este repaso duele. Y también duele que los empleados de la Municipalidad de Luján pasen su día en medio de un conflicto, suspendido transitoriamente por una medida de conciliación obligatoria.
Los reclamos por mejoras en sus salarios y sus condiciones laborales son justos. El intendente Boto, en lugar de organizar sorteos de premios, debería atender esos pedidos, y esforzar el ahorro en su gigantesco gasto político para dar las respuestas que los empleados municipales merecen.
Nosotros, como concejales de la oposición, una vez más reiteramos nuestro compromiso con la defensa de la familia municipal.
En este Día del Trabajador Municipal, nuestro necesario homenaje es ponernos a su lado, para acompañarlos en su lucha.

Firman: Fernando CASSET, Daniel CURCI CASTRO, María de la Paz ELÍAS, Héctor GRIFFINI, Alejandra JUÁREZ, Marcela MANNO, Silvina MENDOZA, Alejandra ROSSO, Dardo SONNENBERG y Alberto TRISCIUZZI.

Server Luján

Te puede interesar

servicio de agua corriente

Finalizaron los trabajos de normalización del servicio de agua corriente

Tras concluir los trabajos de normalización del servicio de agua corriente, el sector intervenido en …

Deja una respuesta