Fuerte aumento del gas podría trasladarse a la luz

Tras la eliminación de los subsidios al suministro de gas, que llegaron con un incremento de hasta el 700%, Se teme que el tarifazo sigua con la luz.
gas
El gobierno de Cristina Kirchner se aproxima a su fin y trata de hacer malabares para que la economía no se convierta en un caos, con un gasto público gigante. Y para mantener cierto equilibrio no le queda otra que emitir moneda, lo que ocasiona inflación.

En este contexto, donde el poder adquisitivo de los trabajadores se pulveriza, se conoció un anuncio que preocupa en lo inmediato: la administración K autorizó la eliminación de subsidios a los servicios, empezando con el gas, cuyas facturas ya llegaron hasta con un incremento de hasta el 700%.

¿El motivo? Las finanzas están al rojo vivo y la necesidad de ingreso de dinero fresco es una prioridad imperiosa, teniendo en cuenta el periodo preelectoral. Luego del gas, el tarifazo seguiría con el servicio de energía eléctrica.

Si bien el cuadro tarifario para los usuarios residenciales de gas no se modificó (es el mismo que el año pasado), son muchos los clientes del área urbana que reclaman por los abultados incrementos que llegan hasta 700%.

El presidente de la organización Consumidores Libres, Héctor Polino, en diálogo con Hoy, explicó que “el aumento se debe a que el gobierno está cobrando los mayores costos del gas licuado que se trae de Trinidad y Tobago”.

Enseguida Polino detalló que “para poder mantener los subsidios el usuario tiene que demostrar que está comprendido en algunas de las excepciones planteadas en la resolución de Enargas, es decir, tener un certificado por incapacidad, percibir la asignación universal por hijo, tener ingresos insuficientes para pagar la tarifa plena o compartir un solo medidor para varias viviendas, entre otras”.

Polino indicó que su organización recibió innumerables quejas de usuarios de todo el país.

Una polémica normativa
Según la normativa del Gobierno la suba en la tarifa del gas alcanza a aquellos usuarios que no ahorren en su demanda del servicio, justo cuando las temperaturas son bajas y la demanda se incrementa. Y es que la Resolución 226 de la Secretaría de Energía establece que los usuarios que reduzcan un 20% su consumo no tendrán ningún aumento (seguirán recibiendo la totalidad de los subsidios); los que bajen su demanda entre un 5% y un 20% recibirán una suba intermedia; y a los que ahorren menos de un 5% se les aplicará un alza plena.

Pero la inequidad es desesperante. Un residente de Puerto Madero se beneficia con el subsidio en la tarifa del gas, y un trabajador de un asentamiento del conurbano bonaerense tiene que romperse el lomo para comprarse una garrafa. Una muestra de la ineficiencia administración kirchnerista.

Server Luján

Te puede interesar

hoteleros

Restaurantes y hoteles no pagarán cargas patronales

Las empresas de los rubros gastronómico, hotelero y turístico quedan 7eximidas de abonar las cargas …

Deja una respuesta