Emergencia administrativa: La sesión de Diputados terminó en escándalo y pedirían la nulidad

La emergencia administrativa reclamada por el gobierno provincial fue sancionada en una sesión que terminó una trifulca dentro del recinto como pocas veces se vio en la Legislatura bonaerense.
emergencia administrativa
El FpV adelantó que buscará anular la sesión porque consideran que no hubo número suficiente para la aprobación.

Lo acordado en Labor Parlamentaria fue que iba a haber un solo expositor por bloque pero cuando tomó la palabra el diputado del Frente para la Victoria Miguel Funes solicitó a través de una moción que se deje ingresar a los estatales, que estaban manifestando en gran número fuera del palacio, lo que fue rechazado por el cuerpo. Luego insistió Walter Abarca y cuando el presidente de la Cámara baja Jorge Sarghini le otorgó la palabra al titular del bloque Cambiemos Jorge Silvestre, éste solicitó pasar directamente a la votación sin más debate. “Cuando hay una moción se tiene que votar, no se discute” explicó Sarghini, por lo que así se hizo y luego de aprobarse la propuesta, se sancionó la ley con los votos de Cambiemos, Frente Renovador y Frente Amplio Progresista.

Cuando el presidente anunció que no había más asuntos para tratar y se levantaba la sesión, varios legisladores de los bloques del Frente para la Victoria reclamaron fuertemente a Sarghini el cercenamiento de la palabra y hubo empujones en los que se pudo ver al diputado Miguel Funes que terminó acusando a un trabajador legislativo de agarrarlo fuertemente del cuello. Las discusiones continuaron donde la oposición encontró al diputado Javier Faroni del Frente Renovador y se convirtió en el receptor de la ira por lo que había ocurrido.

Luego en conferencia de prensa los diputados de los diferentes bloques que conformaban el Frente para la Victoria, Abarca y el Chino Navarro anunciaron que pedirán la nulidad de la sesión porque “algunos tenemos dudas y otros certezas” de que no había la cantidad de votos suficientes para sancionar la ley. Consideraron como “un hecho inédito” que “nos hayan cercenado en el uso de la palabra” y afirmaron que querían dar el debate más allá de saber que perdían la votación.

Por otra parte, Abarca se mostró sorprendido porque “el Frente Renovador acompañó una ley de flexibilización laboral” y llamó a la reflexión “a mi amigo Sergio Massa a que se decida de qué lado quiere estar”. También acusó al gobierno de María Eugenia Vidal de promover la “ceocracia” porque esta ley “permitirá el ingreso de los ceos que necesitan cobrar 60 mil pesos”.

En tanto Jorge Sarghini detalló cómo se desarrollaron los hechos y cuestionó que “los distintos bloques del Frente para la Victoria fueron buscando maniobras dilatorias para que la cuestión se fuera complicando”. Justificó en “el grado de conflictividad que había afuera” que no se haya permitido el ingreso de los estatales a las gradas. El presidente de la Cámara dijo que “el Frente para la Victoria va a tener que entender que la conducción los trata como corresponde y que han perdido una elección lo que no les da una mayoría absoluta para hacer en el recinto lo que les parece y tienen que aceptar lo que dicen las mayorías”.

Por último, el presidente del bloque Cambiemos Jorge Silvestre explicó que “cuando vi que no proponían el debate sino que buscaban violentar el reglamento interno y la situación del presidente propuse una moción de orden para pasar a la votación”. Indicó que desde el FpV “le han faltado el respeto al presidente y, a través de él, a toda la institucionalidad”.

Server Luján

Te puede interesar

Poder Judicial

Exigen que el Poder Judicial funcione sólo con «guardias mínimas”

El gremio judicial reiteró a la Suprema Corte el reclamo para que se restrinja al …

Deja una respuesta