Columna de opinión

¿Cómo cuidar los árboles?

A veces, las preguntas más sencillas tienen las respuestas más complejas. La definición que tenemos del concepto “árbol”, no corresponde para nada a la realidad.

¿Cómo cuidar los árboles?

Hemos estereotipado la silueta y el tamaño del árbol, de acuerdo a nuestra asociación empírica, con algunas pocas especies que integran nuestra cotidianeidad, lo cual nos genera una noción ambigua y simplista acerca de la complejidad evolutiva que representa la expresión arbórea dentro del mundo vegetal.
Los árboles brindan beneficios tanto al ser humano como a los animales. Son considerados los seres vivos más longevos del planeta, por lo cual son testigos de la historia de la humanidad.

El más conocido de los beneficios provistos por ellos es la producción de oxígeno. A su vez, absorben el dióxido de carbono, principal causante del calentamiento global.
La pérdida de árboles no solo afecta a los seres humanos, sino que tiene graves consecuencias para muchas especies vegetales y animales (incluida la nuestra), y para el equilibrio climático del planeta en general.
La deforestación es el proceso provocado por la acción humana, en la cual se destruye la superficie forestal. Está directamente causada por la acción del hombre sobre la naturaleza, principalmente debido a las talas o quemas, realizadas por la industria maderera, u otras para obtener más hectáreas para la agricultura y ganadería.
El Presupuesto del año 2019, asignó apenas 595 millones de pesos a la protección de bosques nativos, lo que representa apenas el 4,75% de lo estipulado por la Ley de Bosques. Según números oficiales, en el año 2.018 desaparecieron 172.639 hectáreas de bosques.
Un peso por hectárea, por mes, ése es el presupuesto que el gobierno nacional de Mauricio Macri, asignó a la protección de un recurso natural que no se detiene frente al avance de la frontera agropecuaria.

La Ley de Bosques que es la Ley 26.331, aprobada a fines del 2007, establece que las provincias deberán realizar el ordenamiento territorial de sus bosques nativos a través de un proceso participativo, categorizando los usos posibles para las tierras boscosas: desde la conservación hasta la posibilidad de transformación para la agricultura, pasando por el uso sustentable del bosque.
Se trata de una norma que establece la suspensión de nuevos permisos de desmontes hasta que cada provincia realice el Ordenamiento Territorial de sus Bosques Nativos (OTBN) en forma participativa; obliga a hacer un estudio de impacto ambiental y una audiencia pública antes de autorizar un desmonte; exige respetar los derechos de indígenas y campesinos sobre los bosques que habitan, y crea un fondo para la protección de los bosques.
Lo único que se pide es que se cumpla la ley. Sin el adecuado estímulo financiero previsto, las provincias se ven imposibilitadas de fortalecer, de manera apropiada, su capacidad de fiscalización, control y vigilancia. Por otro lado los propietarios de áreas con bosques nativos no reciben estímulos para desarrollar el uso sustentable o compensaciones por las áreas que deben destinarse exclusivamente a la conservación.

Cuidar los bosques es un concepto que puede referirse tanto a políticas gubernamentales, que preserven la masa forestal, como a las loables iniciativas ciudadanas o empresariales, que ayudan a que éstos no se deterioren.
Los árboles cumplen diferentes funciones en el ecosistema; principalmente es un potente protector contra la erosión o los incendios forestales. Al proporcionar buena sombra permite el crecimiento de más especies pertenecientes a la fauna de una región, debido al metabolismo encontrado en los tallos y las hojas, que también permiten la reducción y el aumento exponencial del oxígeno y del dióxido de carbono respectivamente.
A su vez, los árboles son importantes para la regulación de la temperatura en el suelo; son ideales para el paisajismo de un sector y, si los mismos son capaces de producir frutos, juegan un papel importante en la agricultura de un país.

Las decisiones sobre la ocupación forestal de las tierras y el uso de la distribución forestal necesitan un buen conocimiento en los niveles ajustados a los cambios. Esto supone en cada país y en el ámbito internacional, crear recursos humanos con el fin de fortalecer unidades especiales que se encarguen de un inventario forestal.

Cristián Frers – Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social (Periodista).

arreglo de calles municipalidad

Te puede interesar

brexit get ready

La hora gloriosa del Brexit

Hace tres años, con el referéndum del 23 de junio de 2016, el pueblo británico …

Deja un comentario