Especial Virus

Acceso al suelo: el debate ausente

El viernes por la noche, la Cooperativa de Vivienda Lujanense (COVILU) presentó en la Sociedad Italiana el nuevo plan de construcción de viviendas que se iniciará en el corto plazo. plan de viviendas
El círculo 9 contempla la construcción de 180 viviendas. Estuvo presente el Intendente Oscar Luciani, quién en un momento tomó la palabra, reconoció el valor de COVILU y afirmó que su gobierno estaba “a disposición” para lo que la cooperativa precisara. También asistieron algunos concejales. Pero lo más llamativo de la jornada fue la convocatoria: con una discreta difusión del evento, alrededor de 800 vecinos se acercaron a conocer los detalles del nuevo plan. Esta convocatoria multitudinaria puede explicarse por varios motivos. En primer lugar, el prestigio de COVILU y la importancia de su función social en los últimos 20 años, habida cuenta de que el Partido Luján no ha sido contemplado en ningún plan provincial o nacional de vivienda. Los únicos planes de vivienda social en Luján han sido posibles gracias a COVILU y a la lucha del Movimiento de Trabajadores Comunitarios (MTC) La otra causa que explica esta convocatoria es el creciente problema habitacional que hay en nuestro distrito.

El Partido de Luján dispone de 77000 hectáreas; y residen en el mismo un poco más de 100.000 habitantes. Basta hacer cuentas para llegar a la conclusión de que no tenemos problemas de espacio. Por el contrario, tierra es lo que sobra. Sin embargo, el reciente censo nacional señala que el 30% de la población local padece de problemas habitacionales. Seguramente al día de hoy los números son mayores. Esto no sucedió al azar. La falta de políticas gubernamentales ha dejado en manos de la especulación inmobiliaria el acceso al suelo. La consecuencia ha sido que los precios de los lotes en Luján resultan inalcanzables para los sectores populares. Más allá de las estadísticas, si leemos los diarios locales, vemos que las inmobiliarias ofrecen lotes a 30, 40 y 50 mil dólares (¡sin servicios!). Si indagamos un poco más, todos tenemos familiares, amigos, conocidos, etc. que no disponen de un lote, menos aún de una vivienda. Todos alquilan y pagan montos exorbitantes. En el Concejo Deliberante hace años que duerme el sueño de los justos el proyecto de Código de Ordenamiento Urbano (COU). Nadie sabe en detalle que se discute (y si se discute) porque si uno va a pedir el proyecto dan 50 vueltas para dártelo. Pero el COU no es moco de pavo. Cada rezonificación o cambio en el modo de uso del suelo que se autorice a nivel gubernamental significa una valorización de la tierra muchas veces millonaria. Por lo tanto, no se trata de un debate meramente técnico, ni puede discutirse a puertas cerradas.

Las prioridades que se asignen en el COU determinarán como se desarrolla Luján en los próximos 20 años. En concreto, que tipo de ciudad se aspirará a construir. ¿A que me refiero con esto? Frente a la total desregulación del mercado de tierras que hay actualmente, desde el nivel gubernamental se puede y se debe generar herramientas que permitan a la comunidad acceder a su lote porque LA TIERRA ES UN DERECHO. Se pueden armar planes de loteos y venderlos a costos bajos financiados, rezonificando áreas que hoy son rurales. Eso puede contemplarse en el COU. También se puede crear un Banco de Tierras[i], incorporando al patrimonio municipal los lotes fiscales, los lotes en estado de vacancia, los lotes abandonados, los lotes con deudas, etc.; que pueden servir como base para nuevos loteos populares Pero si uno habla con los funcionarios municipales sobre esta propuesta, hacen malabares para esquivar el bulto y ponen cara de “yo no fui”. Lo mismo pasa con los concejales. Si uno los consulta si tienen previsto que en el COU se asignen tierras con el propósito de generar lotes para los sectores populares, los laburantes, los más humildes; la respuesta es NO. Ni una sola hectárea. Pero si uno les pregunta cuantas hectáreas destinaran a los barrios privados y countries, ahí todos responden muy confiados: la respuesta es 5600 hectáreas. Conclusión: el proyecto del COU que debaten los concejales destina 5600 hectáreas para los desarrolladores inmobiliarios que hacen un fabuloso negocio multimillonario[ii] especulando, mientras que los trabajadores, las barriadas y los más humildes se arreglan como pueden.

A no confundirse, en este tema no hay un solo concejal que haya levantado la mano en contra o proponga algo distinto. Tampoco en la campaña local, los partidos tradicionales ponen en la agenda este problema. El candidato porteño de mofletes y billetera gorda no dice nada; el que bajó 9 kilos caminando y quiere que Luján sea como Tigre tampoco dice nada (hay que contarle que en Tigre más del 40% de la población vive en barrios privados ¿Será ese el modelo que quiere importar para Luján?); el candidato del gobierno actual no abrirá la boca sobre el tema, será coherente con su labor en 2 años de gestión: no hará nada; el candidato del empresario colombiano que nos quiere convencer de que estemos hartos solo pide más seguridad (no le pidan que pida más que eso). Tanto Luciani como los concejales no pueden hacerse los distraídos. NO basta con alabar las virtudes de COVILU, si uno está al frente de un gobierno y dispone de herramientas de gestión para planificar la ciudad atendiendo el grave problema habitacional que padecen cientos de miles de vecinos. No es un problema de falta de fondos ni de imposibilidades. Es una cuestión de decisión política y también de orientación política. Básicamente se trata de saber a quienes se privilegia cuando se toman decisiones El acceso a la tierra, al lote propio. El derecho a la vivienda, a tener los servicios esenciales (electricidad, cloacas, gas, etc.), a vivir en una ciudad que nos incluya y que nos brinde espacios recreativos, culturales y de esparcimiento son los temas que queremos trabajar desde Marea Popular porque sabemos que son centrales para nuestra comunidad. Empieza la campaña nuevamente y volveremos a recorrer los barrios y los medios difundiendo las propuestas que tenemos sobre estos problemas. No prometeremos nada porque estamos convencidos que resolver estas cuestiones no es tarea de un solo partido, ni tampoco de un bloque de concejales.
Los debates sobre el COU y la planificación urbana que involucran contenidos de carácter estructural y estratégico, deben darse con la participación de todos los vecinos, instituciones, entidades, organizaciones, etc. porque nos compete a todos. Más allá de estas elecciones, y de cuales sean los resultados, quienes nos conocen saben que seguiremos trabajando en todos estos problemas con el convencimiento de que hay otras alternativas frente al (des)orden existente. Se puede y se debe cambiar la realidad y para hacerlo hay que apelar a la participación y el debate colectivo. Para eso se conformó Marea Popular.

[i] Experiencia que se ha implementado con muy buenos resultados en el municipio de Moreno
[ii] Compran la hectárea rural a un costo promedio de USS 30.000, consiguen la rezonificación municipal, y arman 7 u 8 lotes de 1000m2 que venden en el mercado a 30, 40 o 50 mil dólares c/u. Ganan de 10 a 15 veces más de lo que gastaron.

Server Luján

Te puede interesar

firmas

Juntan firmas en contra del reempadronamiento obligatorio de comercios

Luego de que desde el Municipio se comunicara a los comercios la nueva medida, desde …

Deja una respuesta