COLUMNA DE OPINÓN:
“A las palabras se las llevó el viento, a la transparencia también”

Ignacio Castaños aportando algunas ideas sobre la transparencia del gobierno municipal actual y los datos brindados por la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).

Castaños

“Modernización y transparencia. Hoy dimos el paso más grande de los últimos 10 años para mejorar la gestión municipal. Me reuní con @SantiCafiero e intendentes de la provincia y firmamos un acuerdo marco para profundizar la innovación y modernización de la administración pública” decía el Intendente en curso Leonardo Boto a través de su cuenta personal de Twitter el 15 de octubre del 2020.

Y agregaba “El Municipio le tiene que resolver, a los vecinos y vecinas, rápidamente y con transparencia, sus trámites y demandas. El Municipio no puede ser una caja hermética. La información tiene que estar disponible siempre. Quiero una municipalidad abierta para todos.”

motolujan

Eso nos permite advertir cuán prioritaria es la transparencia para el vínculo entre el Estado y el vecino y para la optimización de la eficacia y eficiencia de la administración de la gestión pública.

¿Y por qué ha de ser de tal prioridad? A la hora de buscar la definición de transparencia, rápidamente podemos verla como una cualidad que tienen algunos objetos o materias a través de los cuales pasa la luz y se puede ver. Por ejemplo, la transparencia de una hoja blanca, del agua o de un vidrio.

Pero, según la página oficial del estado nacional, “el principio de transparencia en el marco de la administración pública es uno de los pilares sobre los que se asienta la democracia. Se refiere al deber de los poderes públicos de exponer al análisis de la ciudadanía la información de su gestión, el uso de recursos, los criterios con que toma decisiones y la conducta de sus funcionarios.”

Es decir, que la transparencia es un mecanismo que previene actos de corrupción y que permite a la ciudadanía conocer el funcionamiento interno de las instituciones y cómo se manejan los fondos que éstas reciben. Es ahí donde radica su importancia.

Pues si ha de ser así, ahora entendemos porque le da tal prioridad el Intendente Leonardo Boto en su discurso, ya que la transparencia busca eliminar cualquier posibilidad de duda ante hechos de corrupción.

Pero, debemos decir, que los hechos no demuestran lo mismo.

Recientemente hemos visto en la mayoría de los medios de comunicación de nuestra ciudad que, según los datos que se desprenden de un informe presentado por la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), Luján se ubica en el rango de nivel nulo en cuanto a publicación de la información presupuestaria y de ejecución relevada.

Esto se suma a variadas denuncias que ya porta la gestión actual por compras irregulares.

Entonces, ¿Qué pasó con eso de que el Municipio le tiene que resolver, a los vecinos y vecinas, rápidamente y con transparencia, sus trámites y demandas?

Evidentemente a la hermosa foto y a las grandes palabras que muestra el Intendente de nuestra ciudad a través de sus redes personales, se las llevó el viento, junto con la transparencia que ha de pregonar.

Y si entendemos a la transparencia como un mecanismo que previene actos de corrupción ¿Qué debemos pensar de un gobierno que demuestra no ser transparente?

Serverlujan, Servicio ténico informático