Un logro nacional que nos enorgullece a todos

Por Osvaldo Arizio
arsat1Como docente investigador que fui siempre y como rector de una Universidad Nacional, pública y gratuita en la actualidad, siento un profundo orgullo por el logro de la ciencia y la técnica de nuestro país, de haber colocado en órbita el ARSAT 1, satélite de diseño, construcción y programación argentina, con la materialización de lo mejor de nuestra inteligencia y de los saberes acumulados.
Nuestro país vivió el pasado jueves una jornada histórica que nos involucra como sociedad y a nuestra universidad como institución de desarrollo educativo y científico. El Arsat – 1 fue lanzado desde la Guayana Francesa poniéndonos nuevamente como Nación entre las primeras del mundo y marcando el rumbo científico tecnológico latinoamericano.
Sin lugar a dudas este logro es fruto de las políticas públicas que en materia de ciencia y tecnología se aplican en el país desde los últimos años con la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, la repatriación de científicos, la fuerte ampliación del número de becarios investigadores y los más altos niveles de presupuesto universitario y en ciencia y técnica que recordemos, medidos como porcentaje del PBI. Políticas públicas que contrastan con aquellas que realizaban quitas en nuestros salarios y nos enviaban a lavar los platos.
Este hecho muestra a las claras la calidad de los recursos humanos que se forman mayoritariamente en nuestras universidades públicas, gratuitas e inclusivas, demostrando una vez mas que los recursos económicos destinados a la educación no son un gasto sino una inversión.
El Arsat-1 es una página mas de nuestra trayectoria científica como país, que se suma al esfuerzo cotidiano que realizan nuestros investigadores en cada universidad, en cada instituto, en cada espacio de estudio y reflexión, y que nos permite mostrar de manera orgullosa cinco premios nobel, tres de ellos en ciencia: Bernardo Alberto Houssay, Luis Federico Leloir y César Milstein (Adolfo Pérez Esquivel y Carlos Saavedra Lamas de la paz).
Me queda sólo decir: Felicitaciones a los que soñaron y concretaron tamaña empresa y, por supuesto, gracias.

Comentarios

Te puede interesar

pyme familiar

La pyme familiar industrial es nuestro gran capital social

Esta semana visité el Encuentro Nacional del Herraje y Artículos de Ferretería (ENHAF) y pude dialogar con …