SOEME alertó por la grave situación de las escuelas bonaerenses

Desde el SOEME relevaron las condiciones de infraestructura de los establecimientos y detectaron serios problemas en todos los distritos de la Provincia.
47B
Durante el año pasado no se ejecutaron 638 millones de pesos asignados al área educativa. Alumnos, docentes y auxiliares, en riesgo

Desde el Sindicato de obreros y empleados de Minoridad y Educación (SOEME) denunciaron que en todos los distritos de la provincia de Buenos Aires hay escuelas que presentan graves problemas edilicios que ponen en peligro la salubridad de alumnos, docentes y auxiliares.

De acuerdo al relevamiento realizado por el gremio, 638 millones de pesos del Presupuesto asignado el año pasado a la Dirección General de Cultura y Educación quedaron sin ejecutar. Esto significa que no se invirtió o desplazaron esos recursos a otras áreas del Gobierno. Desde el SOEME explicaron que “ con esos recursos se podrían haber reparado numerosas escuelas. Eso no es todo: el gobierno bonaerense destinó para el 2014 unos 83,5 millones de pesos para equipamiento y mantenimiento escolar, pero sólo gastó 72 millones. Los otros 11 millones los desviaron. Son datos irrefutables, informados por la Contaduría de la Provincia”.

La secretaria adjunta del sindicato, Susana Mariño, en diálogo con Hoy, explicó que “las dificultades son de vieja data pero se acentuaron en este último tiempo. Los delegados de los 135 distritos reciben denuncias de padres, docentes y de trabajadores, sobre las deplorables condiciones en las que se dictan clases y en las que se cocinan los alimentos para los alumnos”.

Innumerables deficiencias

“Tenemos todo documentado con fotografías. Las irregularidades son tremendas. Presencia de alimañas (ratas, ratones, arañas, cucarachas), hongos y humedad en las paredes y techos, goteras, pérdidas de gas en termotanques, calefones y cocinas, pozos ciegos desbordados, cañerías tapadas, aguas servidas (contaminadas con restos fecales y orina) en baños y cocinas, heladeras rotas que provocan que los alimentos pierdan la cadena de frío y hasta el peligro inminente de derrumbe de cielorrasos o paredes, entre otras”, detalló Mariño. Según indicaron desde el SOEME, en los establecimientos del interior de la Provincia hay situaciones lamentables en donde auxiliares cocinan a la intemperie sin poder respetar casi ninguna medida de salubridad. “En el conurbano hay vastas regiones sin agua potable y sin cloacas, y por supuesto, las escuelas que funcionan ahí, padecen esas dificultades”, señaló Mariño.

Incómodos para educarse y comer

Las deficiencias en el mobiliario escolar son preocupantes. “Las sillas, las mesas, los bancos, se rompen y es casi inexistente el mantenimiento. En algunas escuelas los chicos se tienen que turnar para sentarse a desayunar, almorzar o merendar”, dijo la secretaria adjunta del SOEME. Otra de las falencias tiene que ver con las instalaciones eléctricas. “Hay cables pelados a la vista que son un peligro inminente para los trabajadores y los chicos. Además faltan luminarias, y esto conlleva problemas de inseguridad. A la noche varios de los edificios escolares quedan en la más absoluta obscuridad y en ocasiones sufren actos vandálicos”, se explicó desde el gremio. Para colmo se detectaron irregularidades en las licitaciones de obras. “Algunas fueron adjudicadas hace 5 o 6 años – agregó la gremialista- y todavía no las terminaron. Falta control desde los consejos escolares y desde la cartera de educación de la Provincia”.

En definitiva, desde el SOEME anunciaron que luego de finalizar el relevamiento que está en proceso, efectuarán una denuncia pública general, pero también específicas. “La salud de nuestros trabajadores está en riesgo, al igual que la de los alumnos y docentes”, concluyeron.

Comentarios

Te puede interesar

Aprender 2018

Aprender 2018: 21 provincias aumentaron su participación

La participación de las escuelas y los estudiantes en la evaluación nacional Aprender registró un …