La estrategia de la AFIP al servicio del voto

La medida tiene que ver con una orden de Echegaray para suspender todas las inspecciones , embargos y ejecuciones fiscales hasta después de las elecciones. El funcionario habría impartido la orden poco antes de las PASO y se mantendría hasta mediados de noviembre.
echegaray
El Gobierno tiene en la mira las próximas elecciones de octubre, y el único objetivo es salir fortalecido de los comicios y completar sin sobresaltos el período hasta 2015, para lo cual deben asegurarse un buen resultado en las urnas.

Echegaray impartió la orden poco antes de las elecciones primarias, que se celebraron el domingo 11 de agosto pasado, y provocó que inspecciones que ya estaban en marcha (sobre frigoríficos y jugueterías por el Día del Niño, entre otras) tuvieran que levantarse o ser postergadas hasta mediados de noviembre, según La Nación.

La orden apunta a reducir al mínimo el eventual malestar de los contribuyentes antes de acudir a las urnas y aporta elementos sobre la discrecionalidad que Echegaray impuso desde su arribo a la AFIP, a fines de 2008. Desde entonces, acumula denuncias penales por la supuesta persecución a productores rurales, jueces, cineastas y deportistas, mientras salen a la luz indicios sobre la presunta protección de empresarios cercanos al poder.

Desde el organismo negaron que Echegaray hubiera impartido esa orden y afirmaron que continúan “las investigaciones” y que todos los días se anuncian ofensivas de alto impacto, como el allanamiento a Aeropuertos Argentina 2000 o distintos operativos por la trata de personas, como el ocurrido en Salta, en el que detuvieron a un intendente.

Sin embargo, esas medidas responden a causas judiciales ya en trámite o que la AFIP impulsa por su alto impacto público, indicaron las fuentes dentro del organismo consultadas por el matutino, mientras que el parate extraoficial conllevó también otra orden: los inspectores y supervisores que arrastren días de vacaciones pendientes deberán tomárselos hasta mediados del mes próximo.

De hecho, en Salta, el ex jefe de gabinete de asesores de Echegaray y actual director de la AFIP en esa regional, Rafael Resnick Brenner, fue uno de los encargados de comunicar el frenazo. Para eso, dijo que las órdenes “llegaron de arriba”.

“Anunció que la premisa era no iniciar ejecuciones fiscales, salvo aquellas que de otro modo puedan caerse por la caducidad de instancia”, indicó uno de los receptores de esas órdenes, por las que Resnick Brenner los hizo responsables. “Dijo que no debíamos notificar ejecuciones, ni intimaciones”, abundó.

Un veterano funcionario de la AFIP sostuvo que ese tipo de prácticas suelen repetirse en las semanas previas a alguna elección sensible, pero afirmó que esta vez es distinta. “Nunca dieron una orden de levantar el pie del pedal de manera tan explícita”, graficó. Un tercer funcionario, de otra provincia, confirmó que recibieron “la orden de no hacer prácticamente nada, ni embargos, ni ejecuciones, salvo las estrictamente ineludibles, y no se sale a la calle desde hace dos meses”.

En la práctica, explicó, la inacción coloca en una encrucijada a los inspectores. “Los casos por denuncias comunes, por ejemplo, se asignan a los inspectores, que los tienen en sus sistemas de fiscalización individuales, pero no pueden impulsarlos. Algunos comunican al contribuyente o a su contador que harán la inspección, pero en un mes, después de volver de vacaciones”, argumentó.

La clase media

Dentro de la AFIP no hay indicios de rebelión. En particular, desde que Echegaray tomó otras dos decisiones complementarias: retrotrajo el horario de atención de las oficinas de la AFIP y borró así la reforma que había provocado protestas y huelgas del personal.

Otorgó, además, la recategorización permanente y estable a funcionarios que estaban interinos o por contratos. Así, aunque en el futuro sean desplazados de esas funciones, mantendrán los salarios de las categorías más altas.

“Con esas medidas calmó las aguas internas, pero también logró, así, ubicar de manera estable a personas que él promovió y que llegaron en meses o pocos años a niveles de jerarquía a los que por los canales formales les habría insumido 20 años o más”, indicó otro funcionario consultado.

Junto a Echegaray, sin embargo, insistieron en que en la AFIP “no se ha frenado nada” y pusieron la página de Internet del organismo como ejemplo. “Todos los días se anuncian secuestros de drogas, operativos en talleres textiles y los resultados de inspecciones importantes”, explicaron.

Pero todos los funcionarios de la AFIP reafirman que la orden fue bajar el perfil. “Hay operativos que se hacen cada año, como en los restaurantes para el Día del Amigo, y veníamos avanzando con los preparativos para ir a las jugueterías por el Día del Niño, por lo que hasta el jueves previo fue todo normal. Pero el viernes, a eso de las 10 de la mañana, nos llegó la orden. Levanten todo”, rememoró uno de los informantes.

En público, las señales tributarias fueron en el mismo sentido. El 27 de agosto, Echegaray anunció la modificación del impuesto a las ganancias, y el 11 de septiembre comunicó la reforma del monotributo, junto a Cristina Kirchner.

Otro funcionario indicó, sin embargo, que la primera instrucción en la AFIP llegó antes, a principios de julio, cuando mediante una videoconferencia llegó la orden de frenar las inspecciones a frigoríficos y suspender las lecturas de los controladores fiscales. Según ese informante, la explicación que recibieron resultó directa: “Porque eso va en contra de la clase media”.

Fuente: La Nacion

Comentarios

Te puede interesar

cicop_paritarias1

La CICOP acepta la propuesta de Vidal

CICOP aceptó el 32% de recomposición salarial de diciembre de 2017 a octubre de 2018 …