Medio ambiente: Introduciendo el liberalismo en el ambientalismo

Cuando hablamos de ambiente, cotidianamente y comúnmente nos referimos a todo aquello que nos rodea, que en cierta forma puede cumplirse, pero de alli, surgen una serie de interrogantes por el cómo no se hace referencia a la relación estrecha entre ambiente y sociedad, o dicho de otra manera, jamás se especifica la interacción entre el medio y los seres humanos.

Por: Cristián Frers
Durante muchos años se creyo que los liberales no podían ni debían ser ambientalistas, en aquellas épocas la cuestión resultaba ser más bien esotérica, ya que las relaciones ideológicas y teóricas que se mostraban parecían discurrir entre el ecologismo y el socialismo o entre ecologismo y el feminismo porque ellos levantaban las banderas de la defensa de la naturaleza y procuraban instrumentarlo a favor de una agenda política anticapitalista, más que entre el ecologismo y el liberalismo, en donde amplios sectores sociales se mostraban escépticos o reacios a comprometerse con objetivos ambientales. Hay que empezar a cambiar esa idea, no porque el eco-socialismo y el eco-feminismo carezcan de interés (que lo tienen), sino porque el creciente predominio de la visión liberal en Argentina y en los diferentes países, sobre todo en la vida relacionada con la educación y la política han acercado las agendas del medioambientalismo y del liberalismo.

Para lograr que esta idea florezca, se debe empezar a cambiar la idea de que el monopolio del medio ambiente es principalmente de los partidos de izquierda ligados al socialismo. Se tiene que entender que el interés por preservar y cuidar los recursos naturales, el paisaje y el ambiente limpio aparece, crece y se desarrolla con rapidez a la par del mejoramiento del ingreso y el nivel de vida de la gente.

Uno de los grandes debates ambientales gira en torno al nivel de responsabilidad de la pobreza en la devastación de los recursos naturales y en la contaminación del entorno. Existe una estrecha relación entre la pobreza y las condiciones ambientales, debido a que los sectores de menores recursos son los más expuestos a factores de riesgos y vulnerabilidad ambiental. Lo más creíble es que el pobre busca en los bosques la madera para levantar sus viviendas, tener fuego y ganar terreno para la siembra de alimentos. Este tipo de comportamientos acelera los procesos erosivos e incrementa los niveles de riesgo por deslizamientos de tierra e inundaciones. Sus excretas y los residuos sólidos y líquidos que se originan en su vida cotidiana van a parar especialmente a las fuentes superficiales de agua, que son utilizadas para su propia ingesta, con lo cual se crea un círculo de contaminación y enfermedad que desmejora la calidad de vida de las personas.
El mecanismo por el cual el deterioro genera pobreza se inicia cuando la escasez creciente de recursos naturales, priva a la población de su base productiva y de una fuente importante de ingresos adicionales y bienestar, disminuye la rentabilidad del campo y afecta su economía, en especial los sectores más pobres. La baja rentabilidad y el eventual empobrecimiento la gente derivan de que, al perder los recursos en mención, la producción baja y, además, se pierden ingresos (por lo común no contabilizados) y se crea la necesidad de compensarlos o sustituirlos.

Para lograr un verdadero e integral desarrollo se debería tener en cuenta el modelo de desarrollo sustentable, que surgió hace solo algunas décadas pero tiene grandes posibilidades de convertirse en la mejor estrategia para lograr un verdadero desarrollo económico y social.
Los pilares en los que se basa el desarrollo sustentable es diseñar e implementar un modelo a nivel local, provincial y nacional, no imitar o trasladar automáticamente políticas de otros lugares, tiene como principal objetivo lograr un desarrollo económico y social de toda la población pero en equilibrio con el medio ambiente.

Por lo que se buscan estrategias y acciones que siempre respeten esta concepción. Por que es posible desarrollar actividades productivas y comerciales que no provoquen daño ambiental y que mejore la calidad de vida de la población local. Este modelo no utiliza políticas asistencialistas, solo en un estado de emergencia. En realidad da herramientas para que las personas puedan mejorar sus habilidades y desarrollarse laboralmente teniendo presente a las generaciones futuras .

Comentarios

Te puede interesar

liberalismo verde

El liberalismo verde, una ideología que se transforma

¿El liberalismo debe acotar al Estado o a los poderes fácticos? ¿Es una obligación liberal …