Es la energía idiota!!

Es la energía idiota!! (2)
energiaDecíamos en una nota anterior que la extracción de petróleo por fraking es un pésimo negocio si hacemos bien las cuentas y ponemos los costos del agua y los pasivos ambientales que dejara y que probablemente un barril de petróleo a boca de pozo cueste entre 100 y 150 dólares. Cual es entonces la razón de seguir con este negocio, o mejor dicho a quién beneficia.

En primer lugar gran parte del costo son los pasivos ambientales, es decir costos que no son asumidos por las empresas y ni siquiera por el gobierno pero que deberemos de pagar con seguridad en un futuro más o menos próximos. El otro costo oculto es la perdida de exportaciones tradicionales como por ejemplo la manzana de Rio Negro, Costo que también pagaremos entre todos.

Cuál es la ventaja para las empresas? Para entender esto debemos primero entender cómo se valorizan las empresas petroleras.

En general en el sistema capitalista las empresas se valorizan por sus activos físicos, instalaciones, equipos, etc, pero las empresas petroleras no, los activos físicos ni siquiera son tenidos en cuenta a la hora de valorizar sus acciones, lo que se valoriza es la reserva de petróleo sobre la cual tienen derechos o acceso. Esas reservas normalmente están bajo tierra, y los accionistas pagaran más o menos según esas reservas sean más o menos grandes.

Es entonces que Chebron habrá aumentado el valor de sus acciones porque se encuentra sobre vaca muerta.

Pero y allí viene el problema, es cierto que esas hipotéticas reservas de gas y petróleo no convencional existen?, y lo que es más importante: es posible extraerlos?

Probablemente las reservas existan, pero que sea posible extraerlas es otra historia muy distinta. Es posible que las reservas existan pero que su extracción no sea económicamente viable o que directamente no se puedan realizar, es decir estamos frente a un negocio de puro humo que es alentado por una desenfrenada especulación bursátil.

El fracking como tantas cosas, está impulsando en el mundo, además de la destrucción de numerosos ecosistemas, impulsa también una gigantesca burbuja especulativa que probablemente explote sobre los Estados Unidos con resultados imprevisibles. En aquel país la explotación por fracking, y la consiguiente especulación ha llevado a abandonar políticas de reemplazo energético que traerán sin duda nueva desgracias para aquel pueblo, y nosotros lamentablemente estamos haciendo lo mismo.

En los EE.UU la ilusión del fracking además de ser impulsada por la especulación de la bolsa es impulsada por un sector del poder político que pretende desembarazarse del complejo militar industrial, y por otra parte por la resistencia a morir de los intereses petroleros de aquel país. La ilusión en el caso de la política es que con las reservas de hidrocarburos no convencionales EE.UU no tendría que hacer la guerra por largo tiempo y seguir conservando su alocado nivel de vida.

La industria petrolera por su lado, con la complicidad de la industria automotriz, ha realizado acciones cada vez mas desesperadas contra el inevitable fin, dado su agotamiento natural, de la era del petróleo. Aquí tenemos por ejemplo la dura batalla de las petroleras por imponer una economía del hidrógeno en contra, por ejemplo, del ya disponible automóvil eléctrico por un lado y a través del espejismo de las reservas no convencionales, distraer inversiones hacia ese sector que deberían volcarse hacia la industria de las energías alternativas.

En EEUU al igual que aquí el teorema de la torta está plenamente vigente, es decir la misma se come o se guarda en la heladera, pero nunca al mismo tiempo las dos eso simplemente no es posible, y si se invierten grandes sumas en fracking esas sumas no estarán disponibles para realizar inversiones en energías alternativas.

La pregunta que surge es que hacer frente al problema energético, pero eso es tema de la próxima nota.

Es la energía idiota!! (3)

Gobierno sin gestión es solo corrupción

Decíamos en notas anteriores que el problema de la energía superaba en importancia al de la deuda o la pobreza y ahora nos ocuparemos de cómo podría resolverse el problema.

Decididamente lo supera porque en gran parte están contenidos en el.

La primer pregunta que nos tenemos que hacer es si es posible salir de la era del petróleo y seguir viviendo en el mundo moderno.

La respuesta es sin duda sí, pero debemos tener tiempo y planificar esa salida, nuestro país cuenta con un gran número de lugares donde hay posibilidad de explotar recursos hidroeléctricos, grandes chicos y medianos.

Los grandes requieren grandes inversiones que están fuera de la escala de los tiempos y la capacidad de inversión que tenemos, por otra parte si las inversiones no las realizamos nosotros durante largos años los que inviertan en hacer nuestras represas se llevaran las ganancias, así que si bien es un camino a largo plazo, no es el más prioritario.

Los puntos de generación posibles chicos y medianos son en cambio cientos, y pueden ser realizados y explotados desde el capital nacional, esos dólares que ahora se guardan en el colchón bien podrían destinarse a ese uso, pero para ello debe cambiarse la legislación vigente en materia de generación energética.

Dicho sea de paso algunos sectores de la Campora están proponiendo esto, pero sin mayor resultado.

En el mundo hay varios antecedentes de generación descentralizada y la legislación de California, que es donde primero se uso el sistema podría copiarse sin problema.

Una medida como esta podría en un término de no más de un año generar mas energía que la que nos proveerá la Vaca Muerta, pero, todo tiene un pero, en esa energía no podrán mojar el pan ni las multinacionales ni los grupos concentrados, tal vez por eso no se ha llevado a cabo.

El otro potencial que es fácilmente explotable y que no crearía ningún desastre ambiental es la geotérmica, es decir aprovechar el calor del subsuelo para generar electricidad.

Las centrales geotérmicas tiene costos comparables a las térmicas, es decir el gobierno puede encarar su construcción y aun nuestra industria nacional podría realizarlas, falta avisarle al amigo De Vido que existen y ponerse a hacerlas.

Tenemos a lo ancho y largo del país cientos de lugares donde estas centrales podrían construirse.

No insistiremos aquí en las eólicas, ya que Pez Carmona las está fabricando a toda máquina y probablemente Astilleros Rio Santiago las empiece a fabricar en un futuro cercano, pero este tipo de energía difícilmente pueda proveer más del 25% del total debido a sus problemas de regularidad, pero estamos tan lejos de ese valor que podremos fabricar e instalar durante mucho años ese tipo de generación sin mayores problemas.

Observemos que hasta aquí todas las medidas propuestas pueden realizarse y pagarse con esos papeles pintados que imprime la imprenta de Boudou ya que prácticamente no requieren de componentes que no fabriquemos en el país.

La segunda medida es reducir el consumo de hidrocarburos o alentar sustitución a los mismos.

Los dos mayores consumidores de hidrocarburos son en nuestro país la generación eléctrica y el transporte.

Pero eso es tema de la próxima nota.

Es la energía idiota!! (4)

Decíamos en notas anteriores que los mayores consumidores de petróleo (líquido o gaseoso) son las generadoras de energía y el transporte.

Ya nos ocupamos de las medidas que había que llevar a la práctica para resolver el problema de la generación eléctrica, tema sobre el que volveremos luego.

La energía que mueve nuestro transporte es en un 99% gas oíl, nafta y gas, es decir petróleo.

El cual esta usado de la peor manera posible, un parque automotor que no optimiza combustible y un parque de camiones que lo dilapida en forma lamentable.

No insistiremos acá en la necesidad de volver al tren, que aunque diesel consume diez veces menos combustible que el camión equivalente, o al tren de pasajeros versus el automóvil particular donde la relación llega a casi 100 a1 a favor del tren.

Con los colectivos la relación entre el riel y la carretera es de casi 10 a 1, así que la formula de sustitución aquí es fácil, trenes para todos y todas.

Randazo está trabajando bien en ese sentido, trenes pesados chinos y trenes livianos nacionales, es lo que hay y lo que se puede hacer.

Falta todavía mucho para hacer en materia ferroviaria, pero por lo menos hemos empezado, en la parte de pasajeros.

En la carga estamos mucho más lentos, la recuperación del Belgrano y la estatización del Urquiza son pasos en ese sentido, lentos pero en el sentido adecuado.

En el resto de la carga, y sobre todo en lo que hace a la cosecha, sin embargo, todavía todo está por hacerse, los concesionarios no se han enterado de lo que pasa en el mundo y siguen con las prácticas heredadas de la época del menemismo, y eso solo nos llevara al fracaso.

Los camioneros siguen viendo como enemigos a los ferroviarios y en esa inútil guerra todos se quedaran sin trabajo y nosotros sin las divisas de la cosecha porque la misma no podrá llegar a puerto.

Nosotros por nuestra parte insistimos con la formula de Revisar contratos, Resindirlos y Reestatizar como única forma de resolver este problema.

El problema aquí es que aunque llevemos al máximo la fórmula del ferrocarril para todo, todas y todos, siempre habrá una parte que tanto en el transporte de pasajeros como en el de cargas el mismo no pueda servir, estamos hablando aquí de los tráficos del último kilómetro y de la franja del transporte de personas que no usaran por diversas causas el transporte público.

Es la energía idiota!! (5)

En las anteriores notas explicamos a grandes rasgos como con una política adecuada se puede salir de la civilización del petróleo sin volver a las cavernas y sin tener que poner a la abuela como garantía de los préstamos internacionales que como comentamos no serian imprescindibles.

El problema que nos quedaba por resolver es lo que los telefónicos llaman el problema del último kilómetro, para el transporte la carga de detalle, el reparto o la recolección de la cosecha al pie de la cosechadora o el tráfico de pasajeros en autos particulares.

Para esta parte del problema es necesario transformar la totalidad de nuestro parque automotor a eléctricos.

Es posible hacerlo? La respuesta es si, la tecnología está a punto y es lo suficientemente robusta como para transformar el parque existente desde los actuales motores de explosión a ecológicos motores eléctricos y baterías de litio.

Aquí habría que hacer dos cosas, la primera es eximir de impuestos a los automóviles transformados, y después eximir de impuestos a los automóviles eléctricos de media y alta gama pero eléctricos que entren al país.

Si paralelamente se avanza con la transformación del parque de usinas eléctricas, la medida de eximir de impuestos a los automóviles eléctricos tendría costo nulo para el Estado ya que lo que se ahorra en divisas de combustible compensaría largamente a los impuestos no devengados.

Aquí aparece una gran oportunidad de negocio al país con el desarrollo de la industria del Litio, el cual desde la extracción a la fabricación de baterías es un proceso que puede estudiarse en you tube sin problemas.

Argentina, al igual que Bolivia tiene grandes reservas de litio, solo hay que explotarlas y fabricar el mineral y luego las pilas. Para eso tenemos las universidades, solo aquí hay que tomar la decisión política.

También aquí podemos hacer la inversión con esos papeles de colores que imprime el compañero Boudou.

Todo el parque automotor de mediano porte, es decir hasta unas 10 toneladas puede transformarse a eléctrico, ello produciría un descenso de más del 30% del combustible fósil que hoy usa el transporte, si a eso le sumamos los trenes en el tráfico pesado nuestra cuenta de combustible bajaría a menos del 20% de lo que hoy consumimos y si a eso se acompaño con las medidas de sustitución de generación eléctrica por gas o petróleo a no convencionales nuestra necesidad de combustibles fósiles bien puede ser suministrada por nuestras menguadas reservas.

Es claro que para que esto ocurra lo primero que deberemos hacer es quitar los incentivos o subsidios a los combustibles y llevar la nafta a por lo menos 20$ el litro como mínimo.

De todas formas aunque no hagamos nada de esto, la nafta trepara en pocos meses más a valores constantes de hoy a 20$ el litro ( unos 2 o 2,5 U$D/litro).

El problema es que si no hacemos nada, entonces si, nos quedaremos fuera del mundo moderno, porque ni siquiera prenderá la luz, cosa que espero no pase debido a los costos sociales que un hecho de esa naturaleza generaría.

La siguiente pregunta es si podríamos aprovechar la situación para mejorar nuestra economía, la respuesta es un si absolutamente, aunque eso es tema de la próxima nota.

Es la energía idiota!! (6)

En las anteriores notas tratamos el problema de la energía y sus posibles soluciones, analizaremos aquí si es posible sacar ventaja como país de una transición desde la agonizante civilización del petróleo a la civilización de las energías no convencionales.

Si excluimos a la electrónica de control, todas las demás tecnologías las podemos desarrollar en el país.

En el país fabricamos y hemos fabricado durante años maquinas eléctricas de todo tamaño.

Podemos desarrollar la industria del Litio y de las baterías de ese material. Tenemos los conocimientos y la gente para hacerlo. Falta la decisión.

Fabricar masivamente autos eléctricos nos desataría de la dependencia de los fabricantes de motores y especialmente de la cuenta del petróleo.

Generar masivamente energía eléctrica fuera del petróleo nos llevara a reducir la tarifa de la misma y a tener ya no una riqueza potencial si no más bien una riqueza real y tangible que atraerá industrias que usen esa energía.

Existen además de las ya mencionadas energía eólica y geotérmica otras fuentes de energía susceptibles de ser aprovechadas como por ejemplo la solar de radiación directa, tales como las que se podrían instalar el la Puna, las cuales transformarían la radiación solar en calor y luego en vapor o los miles de Kw que significarían las celdas fotoeléctricas que podrían instalarse en los tejados si fuese negocio revender energía al sistema, cualquiera de estas alternativas es posible hoy con inversiones moderadas y con bajos costos ambientales y a diferencia de Vaca Muerta que una vez que nos la comamos ya no quedara nada, las instalaciones que proponemos nos servirán para siempre, con la única condición que les hagamos los mantenimientos.

Pero no podemos terminar esta nota sin dejar un párrafo hacia la desinformación reinante.

Es un hobbie muy entretenido escuchar hablar a los economistas por televisión, tanto a los de la contra como a los del gobierno, pero salvo muy honrosas excepciones, ninguno de ellos he oído que traten el problema de la energía.

Todos hablan de las reservas, de las tasas de interés y de que se yo que pitos y flautas mas, cuando el problema es tan simple como el que tiene que afrontar cualquier familia para llegar a fin de mes, por más que se pelee con el carnicero el verdulero o el policía de la esquina, el problema de la familia es que la suma de lo que entra tiene que ser por lo menos igual a la suma de lo que gasta y si gasta más de lo que entra, tiene un problema.

Hoy como país nos pasa exactamente lo mismo, simplemente no podemos pagar la cuenta de la luz, y como cualquier familia hace cuando le pasa esto debe ver de qué forma gastar menos.

Nuestros economistas, o por lo menos los que salen en la televisión, divagan acerca de las tasas, la mortalidad del cangrejo, la esencia del ser y la cantidad de ángeles que caben sobre la tasa interna de retorno pero no nos dicen simplemente que la cuenta no cierra y que si no emprendemos acciones al respecto nuestra calidad de vida se verá sensiblemente reducida.

No lo sabrán? No nos querrán asustar?, o simplemente son unos inútiles sin remedio.

En esas franjas de mercado deberemos usar otras estrategias, pero eso es tema para la próxima entrega.

Por Norberto Rosendo

Comentarios

Te puede interesar

Lourdes Espíndola

“El último mensaje de un ángel en el país de la injusticia”

“Me tiraron un tiro, me muero”: El último mensaje de un ángel en el país …

Deja un comentario