El Último Quijote

La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura…
DON QUIJOTE CAP.1
Edgar Allan Poe escribió: La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia. También esto: Me volví loco, con largos intervalos de horrible cordura.
En el último capítulo de EL QUIJOTE, vemos a nuestro héroe agonizar rodeado por el cura, el bachiller, el barbero y su fiel escudero Sancho Panza. Antes de morir recobra la cordura y este momento es quizás el más triste de todo el libro. Aquel Caballero ingenioso y valiente que venció en tantas batallas, que monto un caballo que antes fue rocín y amo sin pestañear a la bellísima y virtuosa Dama Dulcinea del Toboso, que ni fue Dama ni se llamó Dulcinea ni era del Toboso y tuvo por escudero a un labrador egoísta, cobarde e interesado.
Digo, este Hombre que salió de su biblioteca convencido de ser un personaje de sus propios libros de Caballería, luego de gustar de estas yerbas tanto, tanto que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza y aun la administración de su hacienda. Este hombre, moría en una triste cama, rodeado quizás por fantasmas de lo que el mismo había creado, porque momentos antes de expirar, Don Quijote volvió a sentirse Alonso Quijano, aquel que rodeado de libros decidió salir a buscar aventuras convertido en hidalgo. Ya las heridas de muerte no le dolían tanto, ya la cercana parca no lo atemorizaba. Su dolor, su terrible tristeza fue la de comprender que aquel sueño que decidió soñar, aquella aventura de ser un justiciero en un mundo desigual, de ser un enamorado de un amor ideal, todo, todo se derrumbaba ante la Verdad de la cordura.

Personalmente al leer el final de el Quijote, lo lamenté mucho. No podía aceptar terrible pena. Pero luego, comprendí que allí se encontraba la verdadera genialidad de Cervantes. El, nos dice que la locura no debe morir nunca, que los quijotes no morirán jamás. que mueran los Alonso Quijano o mejor aunque la lectura nos sirva como medio de reencarnación hacia otros mundos, otras formas. otros seres.

Luciano Cavido

Comentarios

Te puede interesar

El sótano de Kafka

La soledad es el refugio de todo escritor. Las bibliotecas vacías son paraísos terrenales para …