El trabajo como medio a la realización personal

Varias veces habremos escuchado decir que “el trabajo dignifica”, que “el trabajo es salud”, y es cierto. Pero ¿en casos el trabajo dignifica? ¿en qué casos el trabajo es salud?

chaplin-charlie-modern-times_01El trabajo es salud cuando disfrutamos del trabajo, cuando trabajamos en algo que nos gusta, haciendo algo que nos resulta gratificante.
Trabajar en algo que nos gusta es un derecho legítimo de todo ser humano, pero para esto es preciso que nos capacitemos.
Esto significa que, si te gusta ser albañil, te conviene capacitarte para ser un excelente albañil, si querés ser enfermero, tendrás que capacitarte para ser un excelente enfermero (por ejemplo).
Por medio del trabajo digno y gratificante, podes hacer tu aporte a la comunidad, compartiendo tus dones y talentos.
La importancia de capacitarte es fundamental para poder trabajar en lo que te gusta, para no tener que resignarte a trabajar de “cualquier cosa”.
Algo que atenta contra la creación de fuentes de trabajo y el empleo es el excesivo avance de la tecnología, por ejemplo, en muchos casos lo que antes realizaban diez personas hoy lo hace una máquina o una computadora, por lo cual deberíamos platearnos si queremos que la economía y en particular la fuente de trabajo, esté al servicio del hombre o si consentimos que el hombre sea esclavo de la economía.
Cuando hablamos del plano laboral, debemos hacer una distinción entre trabajo y empleo. En épocas de crisis, es difícil conseguir empleo, pero puede ser una buena oportunidad para generar trabajo, por ejemplo, los micro emprendedores y los que ofrecen sus servicios profesionales.
También es necesario destacar la importancia que tiene el desarrollo del cooperativismo en la generación de fuentes de trabajo, en donde el presidente no es más importante que el cadete, trabajando todos en un mismo plano de igualdad.
El cooperativismo es una respuesta, una herramienta, un modo de organización en el cual, además de generar trabajo, se aprenden principios éticos y valores, promoviendo la cooperación en lugar de la competencia feroz.
Todos merecemos una oportunidad más, una oportunidad más para mantener viva la esperanza de trabajar en lo que nos guste hacer, una oportunidad más para hacer realidad nuestros sueños e ideales.
Si decidís creer que es posible hace realidad esos sueños e ideales ya mismo pone “manos a la obra”.
Pone entusiasmo, ponele ganas a tus ideas y proyectos, pero tengamos siempre presente que para lograr lo que nos proponemos, es preciso andar despacio, sin apurarnos, porque la naturaleza no procede con apresuramiento.
Además, como dicen los maestros del oriente “el que se apura, no llega”. Esto significa que no te quedes estancado, pero tampoco te apresures.
Tomate tu tiempo para decidir, para reflexionar que acción o qué medida es conveniente adoptar. Esto vale tanto en el plano de tu trabajo como en el plano personal.
También es preciso, para tener éxito en nuestros emprendimientos, que observemos algunas cuestiones que son esenciales, como ser la honestidad, la sinceridad, y la ética profesional, teniendo principios y valores.
Esto significa que no solo es importante lograr el objetivo, sino que también es igual de importante “como” pretendemos lograrlo.
Muchas veces el “como”, determina el éxito o no de un proyecto, de un emprendimiento o de una idea. Si persistís, si sos constante, si perseveras y estás dispuesto a seguir aprendiendo, tu éxito… está asegurado.

Fernando Roman

Comentarios

Te puede interesar

Un paso a la vez

Existe una paradoja que únicamente los sabios comprenden, y es que: “si querés llegar rápido, …

Deja un comentario