El reparto del “botín” AFSCA

Ley de Medios: El reparto del “botín” AFSCA
Ley de Medios para pueblos originarios
La definición perfecta de la guerra por el monopolio de los medios, la locura casi enfermiza de usurpación de los bienes movibles tomados al enemigo, por los soldados K, con el consentimiento y la orden de su general. Entre los pueblos guerreros, sumisos a una disciplina severa, el botín era un bien público, cuya inversión dependía del Jefe del ejército. Las divisiones o partes que se entregaban a cada uno de los usurpadores o ladrones de bienes públicos, se realizaba con una orden de mando irrefutable.

Ninguna definición es más real y acertada a la situación de falso debate de ayer en la Bicameral de Medios, que sólo fue una pantomima de tardía defensa o debate no vinculante, de lo que todos aceptaron sin desgarrar sus vestiduras ni despeinarse por el pueblo. Aún así, ante la mirada atónita de la sociedad, pero cómplice respetuoso, impotente pero vencido, sólo atinaron a disparar algunas opiniones en las redes que no les llega ni a las cosquillas a los kirchneristas.

Esto no tiene solución. Perdedores y ganadores destrozaron la esperanza de los pobres mil veces. Nunca tuvieron intención de representar la democracia, sólo empujan a la sociedad al abismo de la supina ignorancia, sometida por la fuerza de unos cuantos.
Ni hablar del talento de actuación, de los políticos que se quedan o los que se van, los que se esconden y los indiferentes, en realidad todos los que de alguna manera, desplegaron sus aptitudes conocidas por todos, con la careta de la no violencia de discursos de fácil desvanecimiento, o sea nada, y así, una vez más, los kirchneristas siguen marcando agenda, en la que desaparecen mágicamente, las prioridades más importantes de los reclamos de siempre, de la interminable lista de necesidades y emergencias que sufre el pueblo.

Se burlan de todos, planifican intereses privados, ensayan estrategias y sueñan con el gran BOTÍN del 2015, mientras reparten y se adueñan de todo, hasta incluyeron Indígenas “K” para repartir, entre soldados, lo que le robaron a los pueblos.

Daniel Segovia

Comentarios

Te puede interesar

Lourdes Espíndola

“El último mensaje de un ángel en el país de la injusticia”

“Me tiraron un tiro, me muero”: El último mensaje de un ángel en el país …

Deja un comentario