Calidad de vida: musicoterapia en el embarazo

La musicoterapia es un abordaje particular pues toma la música como eje de su desarrollo. La música permite brindar un camino terapéutico distinto, logrando una postura, una escucha y un hacer particular.

Por Veronica Sessarego
Cuántas veces los sonidos, los gestos ,la música expresan lo que las palabras no consiguen manifestar…
Dentro de la obstetricia, la musicoterapia está insertada en el terreno de la prevención; motivo por el cual, no se necesita tener alguna patología o discapacidad para acceder al misma.
¿Qué hace un musicoterapeuta?

El musicoterapeuta como profesional de la salud, es especialista en el uso de la música, el sonido, el silencio, el movimiento, el cuerpo con fines terapéuticos.

La música es nuestra herramienta de trabajo (es el medio, no el fin) como vínculo de comunicación.

Dentro de la prevención, el musicoterapeuta debe formarse para atender en un contexto de salud, uniendo la “salud” con la “música” potenciando en los sujetos, los recursos sanos.
Apostando a la participación, la escucha, la creatividad y la expresión en el embarazo. Para que entre otras cosas, la madre pueda disfrutar plenamente del embarazo. ¿Cómo? tomando consciencia de las sensaciones físicas, descubrir precozmente el vínculo intrauterino, aplacar su nivel de ansiedad, explorar su mundo interno y poder de esta manera exteriorizar todo aquello que le transmita angustia, miedo, ansiedad o malestar. En tal caso, la musicoterapia favorece en la relación intrauterina mamá-bebé y también funciona como medio de comunicación de los padres que deseen relacionarse con su bebé antes de que nazca.
¿A quienes va dirigido?

Dentro de la musicoterapia en obstetricia existen diferentes modalidades de trabajo: atención a la gestante de forma individual; grupal; de parejas; grupos de parejas.

¿Quien lo realiza?

La coordinación de las sesiones estarán a cargo del musicoterapeuta (quien cuenta con dicha formación); no obstante, en esta área se puede trabajar en co-terapia con otro profesional de la salud (psicólogo; obstétrica; médico; etc), dado que la labor en equipo interdisciplinario aporta diferente mirada; escucha; posicionamiento; lo que contribuye una mayor riqueza en el abordaje.
¿Qué se necesita?
Para que las sesiones de musicoterapia se lleven a cabo, se debe contar con un cierto espacio-tiempo: con una frecuencia semanal; los mismos días en la semana; hora; lugar; duración de cada sesión (aprox. 50 a 60 minutos).
Para trabajar en un contexto terapéutico, el grupo no deberá superar el número de 8 embarazadas por sesión (de otro modo, la atención no podría ser personalizada) o el número de 6 parejas. Se trabajará con el “emergente”, es decir, con los intereses que surjan a nivel grupal y/o individual; o las problemáticas que manifiesten las gestantes, se tomarán como prioritarias.
Si la modalidad fuese de “taller”, la atención será generalizada, orientando el proceso del embarazo hacia actividades programadas.
En ambos casos(tanto taller como terapéutico) para tener una evaluación del proceso, es recomendable que la gestante asista a las sesiones un mínimo de dos meses y como máximo, todo el proceso del embarazo.

¿Desde cuando aplicar musicoterapia en el embarazo?

Lo ideal es desde que la mujer se entera que está embarazada pero, cualquier momento es aconsejable.
Cabe mencionar que siempre será una “experiencia vivencial”.
¿Oye el Bebé?

Aproximadamente en el tercer mes y medio de gestación, el aparato auditivo se termina de desarrollar. Primero capta los sonidos
intrauterinos (alrededor de la semana 14/15 de gravidez), luego, los sonidos del exterior (entre el cuarto y quinto mes). Teniendo en cuenta que la audición es el único de los sentidos que comunica al bebé con el mundo externo, sería aconsejable aprovecharlo tempranamente para establecer la comunicación con el bebé, a través de la música.

¿Qué es un vínculo?

El vínculo es la manera particular que tiene un individuo para conectarse con el otro, para establecer una relación que es única y duradera a lo largo de la vida.
¿Se puede hablar de Vínculo prenatal?

Por supuesto que sí. Se puede sacar provecho de esta facultad auditiva funcional para estrechar el vínculo madre- hijo. Para la madre, estar a la escucha del hijo implica toda una actitud; dado que supone admitirlo, desde el útero como a un a ser diferenciado, a un ser en evolución.
Si la madre comprende que su niño por nacer oye, le permitirá iniciar un intercambio, un diálogo imaginario compuestos por palabras y gestos emotivos; le podrá hablar, contar cuentos, cantarle, compartir música, es decir, prepararlo para su llegada al mundo.
Por supuesto, que este vínculo no funciona por medios puramente mecánicos sino que tiene que haber intención de la madre para comunicarse con su bebé y ser consciente de ello. Por ejemplo, escuchar música mientras la mamá está lavando los platos no es sinónimo de establecer una relación con su hijo (por más que esté disfrutando de esa melodía): o mientras la gestante está trabajando con la computadora y apoya unas auriculares en su vientre con música de su preferencia, no quiere decir que se está vinculando con su bebé y que éste lo entienda así…
Se puede decir que creando un vínculo afectivo prenatal se brinda una experiencia de seguridad y renovación, como una fuente de placer, para ambos: mamá(o ambos progenitores) y el bebé por nacer. Tanto la música, las voces como la presencia de ambos padres son recursos necesarios para crear momentos llenos de amor, alegría y formar así un vínculo afectivo
prenatal.

¿Cómo la musicoterapia puede favorecer el vínculo mamá – bebé?

La música es un recurso para establecer y nutrir el vínculo afectivo con el niño por nacer. A través de diferentes melodías y canciones de cuna, se puede expresar amor, los deseos y anhelos de los padres respecto de su hijo. También, realizar actividades que tengan que ver con la contención, la comunicación, el poder visualizar al niño, ayudará en la actitud de los padres y en la comunicación entre éstos y su hijo.

¿Para que aplicar musicoterapia durante el embarazo?

La musicoterapia dentro de la atención perinatal puede mejorar la calidad del embarazo, promoviendo la salud, tanto de la mamá como la del bebé, logrando un vínculo sano entre ambos.
Es de gran utilidad para las mamás que no pueden conectarse con el embarazo, con su bebé; como también, para les mamás que quieran lograr una mayor conexión y comunicación con su bebé.
Para establecer una relación temprana con su niño intrauterino, de esta manera, que ambos se vayan conociendo antes del nacimiento. Teniendo en cuenta que a partir del quinto mes de gestación, el bebé, está apto para oír los sonidos intra y extrauterinos; por tal motivo, el sentido de la audición lo comunica con el exterior y es la madre la principal transmisora de dichos mensajes.
Para que la mamá pueda dejar de lado (al menos una vez por semana) las actividades y preocupaciones que le exige la vida actual y pueda encontrar un espacio de contención, placentero, confiable, seguro para vincularse con su hijo.
La música es el medio para que emerja la expresión emocional de la futura mamá, es una manera de“nutrirse emocionalmente”.

VERÓNICA SESSAREGO
MUSICOTERAPEUTA-UBA

Comentarios

Te puede interesar

Noviembre

Noviembre, el mes de las batallas perdidas

Cuando llega Noviembre, el calor y se aproxima el verano se exacerba nuestra situación discordante …